Yoga en las favelas para reducir el estrés

El proyecto internacional Arte de Vivir lleva la disciplina hinduista a los barrios de Río de Janeiro para combatir la violencia

FOTO EFE.
FOTO EFE.

Respirar hondo, soltar el aire lentamente, estirarse o tumbarse, son algunos de los ejercicios de yoga que ayudan a los vecinos de las favelas de Río de Janeiro a reducir el estrés que provoca la violencia en sus barrios.

Comunidades marcadas por los tiroteos casi diarios, como el complejo de Alemao, el de Maré, Ciudad de Dios o Cantagalo, atraen a los voluntarios del proyecto internacional de yoga y meditación Arte de vivir.

La coordinadora del Curso de Respiración Aire y Sonido (RAS) de Arte de vivir en las favelas de Río, Lanusia Cavalcante, explica que el yoga alivia el estrés, un problema dentro de las comunidades, debido a la violencia, la falta de respeto y todo lo que viene aconteciendo los últimos años.

La violencia conduce a que el individuo aumente su carga de límite de estrés, señala Cavalcante, quien anima a practicar diariamente yoga y respiraciones, para mejorar el nivel de estrés, que se relaciona directamente con el estado de ánimo y la energía.

Así se combaten los problemas emocionales, a través del yoga y las respiraciones consigues amenizar esos problemas de estrés, te colocas y traes tu paz interior. Ese es el objetivo: traer la paz interior, comenta Cavalcante.

En una de sus sesiones de yoga, en el complejo de favelas de Alemao, uno de los más poblados y violentos de Río de Janeiro, Cavalcante reunió el viernes a unas 30 personas que siguieron sus indicaciones para evadirse de los problemas cotidianos al menos por un rato.

Allí estaba Joedson, de trece años, quien reconocía que no le gusta la vida en la favela porque es muy intenso todo, desde la música hasta pasear por la calle, no es tranquilo.

Por eso, convenció a su amigo Matheus para probar la clase de yoga y desconectar.

Además de buscar esa paz interior, los alumnos de Alemao aprovecharon para divertirse y terminaron bailando y cantando para olvidarse del ruido de las armas tan habitual en la favela.

Hace poco más de un mes, en Alemao, la instalación de una torre blindada por la Policía costó seis días de tiroteos y cinco muertos.

Según la ONG Amnistía Internacional, hubo al menos 1.771 tiroteos en Río de Janeiro durante el primer trimestre del año, principalmente entre la Policía y las bandas de narcotraficantes que controlan varias favelas, o bien entre facciones criminales rivales que intentan invadir el territorio que domina una banda rival.

Lanusia Cavalcante advierte de que el estrés causado por la violencia no sólo enturbia la vida de las personas sino que está provocando un repunte de enfermedades en las favelas.

Mediante la respiración y el yoga, Cavalcante pretende cambiar la forma de vivir y mejorar la salud de los brasileños, especialmente de los sometidos a mayor tensión, como los vecinos de las comunidades.

EFE

¿Te gustó este contenido?