Thomas Alva Edison: los cinco inventos que erróneamente se le atribuyen

El científico es famoso por no dar crédito a los verdaderos creadores

Al científico se le atribuyen más de mil patentes por diversas invenciones. FOTO: Especial

Thomas Alva Edison pasó a la historia como uno de los inventores más celebrados y prolíficos de Estados Unidos; sin embargo, conforme pasaron los años, diversas investigaciones dieron a conocer que varias de sus innovaciones no fueron ideadas por él.

De acuerdo con el Parque Histórico Nacional Thomas Edison, el inventor registró mil 93 patentes, lo cual logró gracias a la compra de algunas y a su sistema de asistentes, los cuales trabajaban para él y le otorgaban la firma de sus creaciones.

Pese a esto, el nacido el 11 de febrero de 1847 desarrolló varias máquinas sin las que no se puede entender el mundo y permitió que se popularizaran algunas herramientas que aunque no son de su autoría, sí son parte de la historia y progreso de la humanidad.

Silla elétrica

El científico ordenó a uno de sus empleados, Harold P. Brown, que diseñara una máquina que permitiera acabar con la vida de una persona por medio de la energía eléctrica.

El ingeniero perfeccionó un mecanismo basado en la corriente alterna, un sistema de alimentación desarrollado por el rival de Alva Edison, Nikola Tesla, para llevar a cabo este objeto, el cual cobró la vida de su primera víctima: William Kemmler, un preso acusado de matar a su amante con un hacha, en 1890.

Por esta invención, de la que el norteamericano tomó el crédito, se logró la venta de decenas de unidades de este aparato y además la instauración de un contrato millonario que le permitió implementar su cableado de corriente directa en gran parte de Estados Unidos.

Kinetoscopio

Otro de los trabajadores que se vio opacado por la cesión de uno de sus inventos fue William Dickson, quien logró registrar el movimiento de una imagen a través de una película fotográfica.

Las fotografías capturaban distintas impresiones, lo que permitía la ilusión de movimiento. Para 1981, Thomas patentó este artefacto con el nombre de kinetoscopio. A mediados de esa década se convirtió en uno de las fuentes de entretenimiento preferidas por la sociedad de entonces.

Fonógrafo

El tocadiscos es otro de los inventos que se atribuye al nacido en Ohio, Estados Unidos; sin embargo el gramófono fue patentado por el inventor germanoestadounidense Emile Berliner en 1887, aunque su origen data de 1870.

Este dispositivo logró grabar el sonido por medio de un lápiz óptico en un disco que podía ser copiado a fin de ser reproducido.

Ante la popularidad de este objeto, Edison realizó modificación a su fonógrafo patentado en 1877, el cual funcionaba como una máquina de dictado, a fin de darle la finalidad musical

Papel encerado seco

El papel encerado seco, el cual se usaba para negativos fotográficos, fue idea de Gustave Le Gray en 1852. Este aditamento le permitía imprimir las imágenes con fondos más nítidos y precisos.

Durante años, el científico aseguró que la invención era suya, pero la acusación no llegó a los juzgados.

Bombilla

En 1809, el investigador británico Humphry Davy conectó un filamento de carbono a los dos polos de una pila, lo cual le permitió producir luz por un periodo breve.

Once años después, el químico Warren de la Rue hizo lo mismo con un filamento de platino dentro de un objeto de cristal. Pese a obtener una mayor incandescencia, el objeto era muy costoso para producirse masivamente y para venderlo.

Para 1835, el escocés James Bowman Lindsay presentó una lámpara que funcionaba gracias a la corriente eléctrica.

Pese a que hubo otros pioneros de la bombilla, no fue sino hasta 1879 que Edison perfeccionó el sistema por medio de un filamento de menor costo y que podía resistir varios días encendido.

Por: Redacción Digital El Heraldo de México

GDM

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.