¿Qué es y cómo se diagnostica la dislexia?

Los signos de la dislexia pueden variar a medida que el niño crece. En general estos trastornos se observan por primera vez cuando el sujeto está aprendiendo a leer

dislexia_niños
Los disléxicos son niños y niñas inteligentes que solo presentan problemas con la lectura y escritura. Foto: Archivo | Cuartoscuro

Hasta el 2018 se estimaba que el 15 por ciento de la población mundial tiene dificultad en la lectoescritura, condición conocida como dislexia que es una Dificultad Específica del Aprendizaje (DEA).

Por ello, el 8 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Dislexia.

¿Qué es la dislexia?

Es un trastorno de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

Los disléxicos son niños y niñas inteligentes que sólo presentan dificultades en tareas relacionadas con la lectura y escritura.

La dislexia puede superarse cuando está correctamente diagnosticada y se la trata con paciencia y fuerza de voluntad. Las dificultades en la educación suelen ser el resultado de un diagnóstico equivocado y de la consiguiente frustración del niño al sentirse incapaz.

¿Cuáles son los síntomas?

No hace falta que el niño presente todos los síntomas, aunque tampoco lo es por presentar sólo algunos de ellos:

Preescolares (niños de 3 a 5 años):

  • Desarrollo lento del vocabulario y retraso en el del habla con dificultades para articular o pronunciar las palabras.
  • Torpeza al correr y saltar.
  • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.
  • Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad.
  • Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cremallera.
  • Retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores y las formas.
  • Aparición de conductas problemáticas en sus habilidades sociales.

Escolares (niños de 6 a 11 años):

  • Invierte letras, números y palabras.
  • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras.
  • Traspone las letras, cambia el orden e invierte números.
  • Dificultad para conectar letras y sonidos y en descifrar palabras aprendidas.
  • Presenta dificultad en la pronunciación de palabras, invirtiendo, sustituyendo o invirtiendo sílabas.
  • Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo.
  • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
  • No agarra bien el lápiz.
  • Su trastorno en la coordinación motora fina le da mala letra y pobre caligrafía.
  • No completa una serie de instrucciones verbales.
  • Su comprensión lectora es pobre. Es lento para recordar información.
  • Tiene problemas acerca del tiempo y no logra saber hora, día, mes y año.
  • No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son deficitarias.
  • Muestra dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos y no puede aplicarlos en cálculos o para resolver problemas.

De 12 años en adelante:

  • Tiene problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Falla en la memoria inmediata, no recordando lo leído por su dificultad con la comprensión de la lectura, el lenguaje escrito o las destrezas matemáticas.
  • Interpreta mal la información, por su falta de comprensión de conceptos abstractos y porque lee mal.
  • Muestra dificultades en organizar el espacio, sus materiales de trabajo, y sus pensamientos al escribir o al hablar.
  • No logra planificar su tiempo ni tiene estrategias para terminar a tiempo sus tareas.
  • Trabaja con lentitud y no se adapta a ambientes nuevos.
  • No funcionan sus habilidades sociales y no logra entender las discusiones.
  • Evita leer, escribir y se bloquea emocionalmente.

Diagnóstico

Dislexia específica: Aquella que se manifiesta en el período de aprendizaje de la lectura.

Dislexia de comprensión: La que se manifiesta en períodos posteriores al aprendizaje de la lectura y que no permite una comprensión óptima de aquello que leen.

Según la edad

Los signos de la dislexia pueden variar a medida que el niño crece. En general estos trastornos se observan por primera vez cuando el sujeto está aprendiendo a leer, aunque pueden estar latentes desde mucho antes. Al mismo tiempo puede ocurrir que la dislexia no se diagnostique hasta muchos años después.

El tratamiento debe llevarse a cabo por profesionales especializados; como son los logopedas o los maestros especializados en trastornos del aprendizaje; o neuropsicólogos y psicopedagogos.

Con información de Fundación Belén | LaDislexiaNet |

lhp

¿Te gustó este contenido?