¿Qué es el glaucoma y a qué edad te puede dar?

El glaucoma es la principal causa de ceguera; en el mundo 60 millones de personas la padecen, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social

glaucoma1
Los pacientes deben recibir tratamiento inmediato para conservar la visión. FOTO: CUARTOSCURO

El glaucoma es la principal cusa de ceguera irreversible en la población adulta, está enfermedad es prevenible cuando se detecta a tiempo, aseguran especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Algunos factores de riesgo para desarrollar glaucoma son padecer diabetes, miopía (defecto que produce visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos), tener más de 45 años de edad y familiares que padezcan esta enfermedad.

El IMSS detalló que 60 millones de personas en todo el mundo padecen la enfermedad y se proyecta que para 2020, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud, aumentará a 80 millones.

Los síntomas del glaucoma son:

  • Dolor de cabeza
  • Ojo rojo
  • Vista borrosa

 

En caso de estos síntomas, los pacientes deben recibir atención médica inmediata, pues en caso de ser glaucoma debe darse tratamiento urgente para evitar la perdida de visión.

El glaucoma primario de ángulo abierto, es el más común entre los mexicanos; se presenta sin dar síntomas en etapas iniciales y conforme avanza el daño, el paciente sufre la llamada visión tubular, es decir, se va afectando la periferia del campo visual y la persona sólo puede ver como si lo hiciera a través de un túnel.

Al detectar alguno de estos síntomas los pacientes deben acudir al oftalmólogo, quien realizará diversos estudios con equipos especializados para medir la presión del ojo y el campo visual, lo que permitirá realizar el diagnóstico para iniciar tratamiento.

Los pacientes con diagnóstico de glaucoma y que tienen daño en la visión reciben tratamiento para conservar la vista la mayor cantidad de años posibles, sin embargo, el daño existente es irreversible.

El Instituto Mexicano del Seguro Social brinda tratamiento con medicamentos incluidos en el cuadro básico que reducen la presión en el ojo; además ofrece intervención quirúrgica tradicional y con láser a los derechohabientes, cuando dejan de responder de manera adecuada al tratamiento farmacológico, o de forma complementaria para el manejo de esta enfermedad.

 

 

Redacción Digital El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?