Un pequeño recordatorio

Invitada: Tec de Monterrey, Campus Ciudad de México

861 FEMINICIDIOS HUBO EN MÉXICO, EN 2018.
861 FEMINICIDIOS HUBO EN MÉXICO, EN 2018.

 

En México mueren nueve mujeres al día por el hecho de existir como mujeres en este país. Nos olvidamos de ellas y recordamos a sus feminicidas. Ignoramos los nombres de las víctimas, sus legados y lo que perdemos cuando nos las arrebatan.

 

Hay Noemís, Arlets, Evelyns, Maras y Lesvys todos los días, y nos acordamos sólo del Monstruo de Ecatepec. A Juan Carlos N lo vemos como protagonista de biografías y grabaciones, como excusa para evidenciar el desgaste del tejido social mexicano, del cual no necesitamos más evidencia, sino más soluciones.

 

A los feminicidas les recordamos con nombre y apellido, como consecuencias de desigualdad, como mártires de corazones rotos, como anormales. Les damos rostro y armadura y nos distanciamos de ellos al leer y escribir un periodismo que romantiza la violencia y revictimiza a nuestras muertas.

 

Este es un recordatorio para mí, para nosotros, para nosotras, para leerse cuando aparezca otro monstruo en nuestras calles.

 

Porque bien dice Natalia Fernández Díaz en su libro La violencia sexual y su representación en la prensa, que en los medios, cuando se dice que el agresor es anormal, se infiere que la mayoría de hombres son normales y están excluidos del mundo de la violencia y, a estas alturas, ¿no valdría más la pena escuchar las voces de las nueve y no de uno?

Fernanda E. Estrada Argumedo

(LCMD)

 

 

Piensa Joven / El Heraldo de México

 

Más de 50% de la población mundial tiene menos de 30 años, esta sección es una ventana para que puedas conocer lo que pensamos, opinamos, criticamos y mucho más nosotros los jóvenes.

 

Cada semana, estudiantes de las mejores universidades elegirán una serie de artículos escritos para el mundo, porque el Heraldo de México #PiensaJoven. Si quieres participar, escríbenos a [email protected]

 

jrr

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Piensa JovenMuchas veces la relación puede ser difícil con tu superior en el trabajo. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

¿Sientes que tu jefe te odia?