Piensa Joven. El populismo tropical: ¿Cómo un triunfo de Jair Bolsonaro podría reconfigurar el mapa electoral de América Latina?

Invitado: El Supuesto, de los alumnos del ITAM

El populismo tropical: ¿Cómo un triunfo de Jair Bolsonaro podría reconfigurar el mapa electoral de América Latina?. Ilustración: Allan G. Ramírez
El populismo tropical: ¿Cómo un triunfo de Jair Bolsonaro podría reconfigurar el mapa electoral de América Latina?. Ilustración: Allan G. Ramírez

 

 

Si algo nos muestra la primera vuelta de la elección presidencial en Brasil, celebrada este domingo, es que América Latina no está siendo ajena a la ola antisistema que ya se ha esparcido en rincones tan distantes del mundo como Estados Unidos, Europa y las Filipinas. El contundente triunfo de Jair Bolsonaro, capitán retirado del Ejército, con 46% de los sufragios, ha representado un duro golpe para los partidos del establishment. Tal candidato, diputado desde 1991, era conocido por sus numerosos vituperios a lo largo de su trayectoria política; dichos arrebatos hacen quedar al mismísimo Donald Trump como una paloma de la paz. Entre sus frases más infames resaltan no te violaría porque no te lo mereces, preferiría que mi hijo muriese en un accidente si fuese homosexual, y el error más grande de la dictadura fue torturar y no matar. Lo más sorprendente de todo es que aquel fenómeno ha aparecido en un país que tan solo hace cuatro años se consideraba orgulloso de sí mismo, y que veía a su modelo socioeconómico como un ejemplo para el resto del mundo. Por consiguiente, cabe preguntarnos qué ocurrió para llegar a este momento.

 

Una respuesta que no está totalmente errada sería apuntar hacia el crecimiento de la inseguridad en el país; los homicidios en Brasil se contabilizan en 175 al día. Sin embargo, la prevalencia del crimen ha caracterizado a la sociedad brasileña durante al menos los últimos treinta años. Por lo tanto, la acepción del mensaje de Bolsonaro de armar al ciudadano de bien para acabar con el ciudadano de mal no puede comprenderse por esa causa únicamente. Tampoco sirve sesgarse hacia lo económico: Brasil había sufrido de hiperinflación en los 90, mas siguió votando por políticos de larga data. Incluso uno de ellos, Fernando Henrique Cardoso, liberalizó la economía del país. Entonces, ¿por qué Bolsonaro busca acrecentar la liberalización de la economía si eso ya sería un hecho consumado? ¿Cómo puede explicarse que una crisis económica conduzca a un viraje hacia la extrema derecha? La respuesta radica en dos factores.

 

El populismo tropical: ¿Cómo un triunfo de Jair Bolsonaro podría reconfigurar el mapa electoral de América Latina?. Ilustración: Allan G. Ramírez

 

La primera explicación es el hartazgo creciente con la corrupción que prima entre la élite, la cual se ha destapado debido a una investigación conocida como Lava Jato, en la que se ha arrestado a parlamentarios, a directores de las paraestatales, y al CEO de la otrora renombrada constructora Odebrecht, entre otros individuos. El tamaño de las pesquisas ha sido tal que ha habido repercusiones en países como Perú y como Ecuador. Dado que Brasil tiene 13 millones de desempleados actualmente, no asombra que un aumento en la penuria lleve a rechazar tajantemente a los políticos que contribuyeron a causarla.

 

La otra respuesta — y una muy poco discutida — es el incremento paulatino de la polarización en la sociedad brasileña. Algo que pocas personas saben es que el proceso de destitución de Dilma Rousseff inició debido al activismo persistente de organizaciones como el Movimento Brasil Livre, asociado al Instituto Ludwig von Mises: más influyente en Brasil que en su sede en Estados Unidos. Más aun, su fundador, Kim Kataguiri, de tan solo veintidós años, acaba de ser elegido diputado federal. La izquierda tampoco ha escapado de aquella tendencia. La razón por la que Bolsonaro destaca más es que el descontento de la clase media con el Partido dos Trabalhadores, el cual gobernó en Brasil durante trece años, lleva a que las élites y a que las personas más privilegiadas decidan decantarse por él pese a sus comentarios. Ahora que un paladín del partido, Fernando Haddad, pasará a la segunda vuelta, la división proliferará.

 

El populismo tropical: ¿Cómo un triunfo de Jair Bolsonaro podría reconfigurar el mapa electoral de América Latina?. Ilustración: Allan G. Ramírez

 

A causa de los motivos ya mencionados, la victoria de Bolsonaro parece el escenario más probable; la tendencia parece casi irreversible. Empero, no deja de ser oportuno incentivar la reflexión: aunque lo torcido funcione, torcido está. Si los gobernantes no atienden las preocupaciones de la población, si no se abstienen de la corrupción, y si no cambian su visión de bolsillo por una visión de Estado, el constitucionalismo, la mejor arma que pueda enarbolarse para incluir a todos, estará condenado a un rotundo fracaso. He aquí la lección.

 

Por Joseph Schneider Malamud

 

Más de 50% de la población mundial tiene menos de 30 años, esta sección es una ventana para que puedas conocer lo que pensamos, opinamos, criticamos y mucho más nosotros los jóvenes.

Cada semana, estudiantes de las mejores universidades elegirán una serie de artículos escritos para el mundo, porque el Heraldo de México #PiensaJoven. Si quieres participar, escríbenos a [email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasAGENDA.

Mira quién habla con Brenda Jaet: Marco Corral, estilo que trasciende