Pedro Infante, la leyenda que no planeó dedicarse a la actuación

Al principio, cuando Pedro Infante buscó una oportunidad como cantante en la Ciudad de México, fue despedido porque no logró dominar los nervios

Pedro Infante murió en un accidente aéreo en Mérida en 1957. Foto: Archivo | Cuartoscuro
Pedro Infante murió en un accidente aéreo en Mérida en 1957. Foto: Archivo | Cuartoscuro

Este 15 de abril se conmemora el aniversario luctuoso de uno de los cantantes más famosos que ha tenido México en la Época de Oro del cine de nuestro país: Pedro Infante.

El ídolo de Guamúchil fue un apasionado de la aviación y acumuló casi tres mil horas de vuelo; fue precisamente un accidente a bordo de una aeronave que pilotaba lo que le costó la vida en 1957.

La unidad se desplomó en Mérida, Yucatán, poco después de despegar del aeropuerto, cuando había alcanzado unos 20 metros de altura.

A su muerte, a los 39 años, Pedro Infante se convirtió en leyenda, pues desde entonces su música y películas permanecen en el gusto de la sociedad mexicana.

Pedro después de la muerte

Actualmente se le rinde homenaje en distintos museos dedicados a su vida y obra, ubicados en Guamúchil, Mazatlán, Cuajimalpa y Campeche.

Año con año, ya sea en el aniversario de su muerte o de su nacimiento, el ídolo reúne a número de seguidores de todas las edades frente a su tumba en el Panteón Jardín de la Ciudad de México.

Quienes acuden a su tumba o al sitio en el que murió, en la calle 54 Sur con 87 en Mérida, llevan a cabo celebraciones religiosas, un desayuno tradicional, una carrera atlética y un festival, entre otras actividades, para recordarlo con sus canciones al son del mariachi.

Origenes

El actor y cantante, quien nació en Mazatlán, Sinaloa el 18 de noviembre de 1917, ganó la aceptación del público por sus cualidades de persona humilde, sencilla y llena de valores y nobles sentimientos; no pensaba dedicarse a la actuación.

Sin embargo su vida cambió en 1939 cuando viajó a la Ciudad de México para participar en concursos de canto, de los que en la mayoría lo despidieron porque no lograba dominar los nervios, lo que le impedía lucir sus conocimientos musicales.

Ese mismo año Pedro apareció por primera ocasión en una película: En un burro, tres baturros, como extra; de ahí participó en 61 producciones.

En 18 años de carrera Infante Cruz nunca hizo un personaje de villano en el cine, sin embargo, hizo reír y llorar al público con escenas como el enfrentamiento con Jorge Negrete en Dos tipos de cuidado o la muerte del Torito en Ustedes los ricos.

Entre los títulos más destacados que dejó a la cultura fílmica mexicana se encuentran:

  • Nosotros los pobres
  • Ustedes los ricos
  • Pepe El Toro
  • Los tres García
  • Los tres Huastecos
  • Escuela de rateros

Además tiene un récord de haber filmado seis cintas en un solo año, cuando en 1952 protagonizó Pepe El Toro, Ansiedad, Dos tipos de cuidado, Los hijos de María Morales, Un rincón cerca del cielo y Ahora soy rico.

En la Época de Oro del cine mexicano compartió escenarios con estrellas como María Félix, Blanca Estela Pavón, Sara Montiel, Silvia Pinal, Silvia Derbez, así como Jorge Negrete, los hermanos Soler, Joaquín Cordero y Luis Aguilar.

Con su actuación como Tizoc (1956) al lado de María Félix, un éxito internacional, ganó un Oso de Plata post mortem, que lo convirtió en el único actor mexicano en ganar este reconocimiento del Festival Internacional de Cine de Berlín, Alemania.

Además de su éxito cinematográfico, Pedro Infante destacó en el ámbito musical en géneros como bolero, ranchero, huapango, vals y hasta corridos.

En su faceta de cantante grabó más de 340 temas entre los que destacan Amorcito Corazón, Cien Años, Cartas a Eufemia, Yo no fui, Qué te ha dado esa mujer y Por un amor.

Notimex

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Piensa JovenLo que va en contra del espíritu del arte es que se conozca sólo a través de la crítica. Ilustración: Especial

El ruido del mundo: arte y redes sociales