¿Para qué sirve el carbón activado?

El producto, de uso común y a la venta en la mayoría de las farmacias, se obtiene mediante un proceso químico a partir de carbón, madera o cáscaras de coco y se ha empleado para fines medicinales

Administrado de forma inmediata y en dosis apropiadas reduce la absorción de los químicos por el intestino. Foto: Especial
Administrado de forma inmediata y en dosis apropiadas reduce la absorción de los químicos por el intestino. Foto: Especial

El producto, de uso común y a la venta en la mayoría de las farmacias, se obtiene mediante un proceso químico a partir de carbón, madera o cáscaras de coco, entre otros, que se calientan a elevadas temperaturas para crear carboncillo.

Después se somete a un proceso conocido como activación por el cual adquiere su característica porosidad, la misma que hace que sea muy útil para el filtrado y tratamiento de aguas y aire.

El carbón activado o de carbón origen vegetal también se emplea para usos medicinales; se usa para el tratamiento de intoxicaciones digestivas agudas.

Administrado de forma inmediata y en dosis apropiadas reduce la absorción de los químicos por el intestino.

¿Cómo funciona?

  • El carbón activo se queda en el tubo digestivo. En este lugar, es capaz de fijar a su superficie gran cantidad de sustancias (agua, electrolitos, etc.). Con esta propiedad, es capaz de inactivar las toxinas y microorganismos fijándose a él aquello que pueda ser nocivo o eliminable para nuestro organismo.

¿Qué tipo de malestares pueden tratarse con el carbón activo?

  • Dolores abdominales
  • Calambres
  • Ardores
  • Vientre hinchado
  • Eructos

También está indicado en el tratamiento de la diarrea ocasional, ya que el carbón vegetal activo ayuda a eliminar loa agentes tóxicos que provocan la diarrea. Con información de 20 Minutos y Univisión Noticias

 

 

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO
jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Piensa JovenLAS AFECTACIONES. El Nasdaq fue el más afectado con una caída de
3.47 puntos.  Coeditor Gráfico: Felipe Lamas De Luna

Política cultural