Padres que fueron por sus hijas al concierto de Manchester mueren; ellas sobreviven

Entre las decenas de historias trágicas surgidas por el atentado terrorista, la de Angelika y Marcin Klis es una de las más rescatadas por los medios.

Tomada de Facebook.
Tomada de Facebook.

Cuando sucede una tragedia como la del ataque en Manchester, las historias se acumulan y se enciman, unas sobre otras, dotando de nuevas aristas a los de por sí lamentables hechos. Pero a veces son aquellas que están dotadas de tantos elementos inverosímiles, que demuestran que la realidad supera a la fantasía.

Así tristemente sucedió a Angelika y Marcin Klis, una pareja de migrantes polacos naturalizados en Inglaterra que fallecieron por el artefacto que hizo explotar Salman Abedi de 22 años y que cobró la vida de 22 personas, ellos incluidos.

Lo particular de Angelika y Marcin es que ellos no estuvieron entre los asistentes al conciertos de Ariana Grande, sino que se encontraban entre el público que abandonaba el Manchester Arena porque recogían a sus hijas, Alex, de 20 años, y su hermana Patricia.

La familia Klis.

 

Entre la aritmética de esta poderosa historia se agrega que la familia tampoco era de Manchester, sino que habían viajado desde York para que los miembros menores pudieran ver a su estrella Ariana Grande.

Cuando estalló la bomba en el Hall del Manchester Arena, Alex y Patricia huyeron junto con la estampida humana generada por el pánico tras el ataque. Una vez que menguó el pavor, ambos adolescentes buscaron a sus padres sin poder dar con ellos.

Entonces publicaron en el perfil de Facebook de Alex este mensaje: Cualquier persona que esté en un lugar seguro o en un hospital en Manchester, si alguien se cruza con mis padres, por favor, por favor déjenmelo saber. Ellos están desaparecidos desde el ataque.

Fue hasta el miércoles que la esperanza de vida de los Klis se extinguió cuando el ministro del exterior polaco, Witold Waszczykowski, anunció que una pareja de ese país se encontraba entre las víctimas del ataque: Los padres habían pasado a recoger a sus hijas después del concierto y desafortunadamente han muerto. Sus hijas están a salvo, agregó.

De inmediato, Alex y a su hermana comenzaron a recibir mensajes de solidaridad a través de las redes sociales. La comunidad polaca de York de inmediato abrió fondos para recaudar recursos para apoyar a las hermanas Klis, ahora huérfanas. La historia es una de las más reproducidas tras los ataques de Manchester.

El gobierno polaco confirmó que se hará cargo de todo el apoyo que necesiten las hermanas, y varias personas crearon páginas para recaudar fondos para los gastos funerarios. De Marcin se sabe que estaba empleado como taxista.

Ellos llegaron al peor lugar en el momento equivocado. Nuestras sentidas condolencias a la familia de Marcin y Angelika, se lee en la página de Internet de la comunidad de York. Trágicamente cierto.

Por Redacción El Heraldo.

En Polonia la historia de los Klis ha provocado gran reacción. slawno.naszemiasto.pl

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Tendencias@TurismoCDMX

El acordeón de @arkasmi: el mundo huichol