No es fácil ser un ángel

Tras desfilar para Victoria's Secret, la española Blanca Padilla reconoce el compromiso que tiene con las mujeres

No es fácil ser un ángel

A los 23 años, Blanca Padilla es el nuevo rostro de las pasarelas internacionales.

Embajadora de firmas como Guerlain, Balmain, Dolce & Gabbana y Valentino, la también modelo de Victoria’s Secret, de visita en México habló en exclusiva con El Heraldo de México sobre los retos y exigencias a las que se enfrentan las modelos para poder pertenecer a este círculo de la moda en el que actualmente sólo existen 14 ángeles con contrato exclusivo.

En este sentido, su camino para convertirse en una top model, ha enfrentado críticas. Cada quien tiene un cuerpo y cada constitución es diferente. Eso es lo primero que ha de ser entendido por el público. Tanto para acusar a alguien con sobrepeso, como para acusar lo contrario, explicó la española. Siempre trato de dar un mensaje muy claro: A pesar de que me vea delgada, soy saludable. Y eso no quiere decir que todos tengan que verse como yo.

Por años, han corrido rumores sobre las exigencias físicas que Victoria’s Secret impone a las modelos que aspiran a desfilar en su pasarela. Desde dietas especiales y rutinas de ejercicio demandantes, hasta medidas y atributos que, si bien son esperados en cualquier modelo internacional, constituyen un estándar de belleza inaccesible que ya se combate en varios círculos feministas.

Blanca desfiló por primera vez para Victoria’s Secret en 2014. Es una de las modelos más exitosas de España y ha trabajado con las marcas más importantes del mundo, además de ser seleccionada para este prestigiado desfile de lencería en dos ocasiones, más veces que la icónica Esther Cañadas. Sin embargo, después de su primera intervención, asistió a casting por tres años, sin éxito: Yo estaba muy predispuesta a lograrlo. Obviamente, el esfuerzo y la actitud que pones en ello es muy diferente que cuando te puedes ver forzada, compartió.

Subió a la pasarela por segunda ocasión en 2017 y sorprendió al desfilar con las anheladas alas. Pero, desfilar con alas no es lo mismo que ser un ángel oficial y, de acuerdo con ella, la oportunidad vale todo el esfuerzo: Me encantaría desfilar un millón de veces.

Como la nueva imagen del Fashion Fest de Liverpool, Blanca habló sobre la responsabilidad de ser una figura que las mujeres admiran: Es un tema delicado y creo que es muy importante captar el mensaje adecuado. Que el objetivo no sea lograr un peso, sino un estilo de vida. Mi mensaje en general es que sean la mejor versión de sí mismas, siendo saludables.

Antes de incursionar en la moda, a Blanca le interesó el marketing y se inscribió en la carrera de Publicidad. Hoy, no descarta desarrollarse en los negocios o en el cine: También me encanta la nutrición, podría abrir un negocio o tomar un curso de health coach, aseguró. Me gusta la filantropía y me apasionan los niños. Me gustaría ayudar en ese tema. Hay muchos frentes abiertos, yo creo que el tiempo lo definirá.

Un ángel inspira y, como modelo, Blanca también representa a las mujeres de su generación, ¿pero qué es lo que a ella le inspira de otras mujeres? Alguien que está siendo auténtico al 100 por 100. Por ejemplo, viniendo de las actrices, me inspira mucho la manera en la que hablan y lo que están diciendo. Una persona así, me inspira.

Por Carlos Celis

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasFoto: VÍCTOR GAHBLER

Héroes de la diversidad