Mira quién habla con Brenda Jaet: Michel Domit, de empresario a guía espiritual

El magnate del calzado habla sobre cómo decidió encaminar su vida a través de la meditación

Foto: Especial
Foto: Especial

Fuiste exitoso en el ámbito de la moda, ¿por qué dedicarte a lo espiritual?

Siempre he sido espiritual, pero no tenía tiempo. En el momento en el que mis hijos crecieron y pudieron hacerse cargo de las empresas, pude hacerlo. ​Hubo un momento específico; fue en una meditación, mi madre ya había trascendido, había dejado su cuerpo y yo estaba meditando en grupo, tenía mis brazos levantados y apareció. Ella me dijo:Michel, ya es hora que dejes de trabajar para tu nombre, es tiempo de que empieces a trabajar para ti, que nutras tu espíritu. Yo usaba una esclava (pulsera) muy difícil de quitar, y en ese momento se cayó al piso, abrí los ojos y estaba partida a la mitad. Fue una señal. ​

¿Qué es El Santuario? ​

Un resort y spa situado a la orilla del lago de Valle de Bravo.​

¿Cuándo decidiste abrirlo?​

El spa lo abrí en 1994 y el hotel en 2004. Yo estaba quebrado por temas de aranceles en el calzado y debía 10 millones de dólares, los bancos me embargaron todo, estaba muy triste en una casita en Valle que tenía junto al lago, y un amigo me dijo que vendían la montaña de atrás. En la noche, durante mi meditación se me apareció mi padre, quien murió cuando yo tenía 12 años; me dijo: tienes que comprar esa montaña y hacerla un santuario. Para hacer negocio con la tierra primero hay que salvarla. También me dijo que tenía que hacerlo con una plusvalía 100 veces mayor de lo que me había costado. Así lo hice. ​

¿En qué consisten los ​seminarios que impartes? ​

En renacer. Tienen el fin de provocar un cambio de conciencia. ​

¿Cuál es tu concepto ​de riqueza? ​

Estoy en contra del paradigma que nos vendieron los pseudocientíficos del siglo XX, quienes nos dijeron que la realidad es todo lo que se puede ver, oír, tocar o comprobar. Nos dieron una idea de que todos somos materia. Si así fuera, el amor no existiría, nuestro espíritu y alma tampoco. ​

Tienes que definir qué quieres ser y luego definir qué tienes que hacer para lograr tus objetivos. Luego entonces verás el tener como un medio y no como un fin, eso hace la diferencia. ​

¿Tienes algún método de ​alimentación específico? ​

Fui vegetariano cinco años. Ahora trato de nutrir mi cuerpo lo más balanceado posible. El cuerpo es sagrado, es nuestro vehículo. ​

¿Para ti qué es la iluminación? ​

Mucha gente cree que somos cuerpo y pensamiento, pero en realidad somos espíritu. Tenemos dos fuentes de pensamiento: la que te identifica con tu naturaleza divina y la que te ubica con tu demonio interno, tu sombra. Al meditar aquietas tu pensamiento, te unes con tu ser. ​

¿Cuál crees que es la mayor ​problemática social actual? ​

El materialismo y el querer placer a corto plazo. La única forma de llenarse de satisfacción es encontrándote con tu ser profundo.

Por Brenda Jaet

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasPiensa Joven / Heraldo de México

Piensa joven