Mira quién habla con Brenda Jaet: Harbeen Arora, poder sin fronteras

Con más de 100 mil mujeres conectadas en 150 países, el Women Economic Forum se ha consolidado como uno de los networks de mujeres más grande del mundo

VISIÓN.
VISIÓN. "Si decidimos apoyarnos entre nosotras lograremos un cambio de actitud." Foto: Pablo Salazar Solís.

El Women Economic Forum (WEF) celebró, por primera vez en México, 30 ediciones a nivel internacional, ¿cómo se te ocurrió fundar este proyecto?

Fue en 2011 que empezamos con una liga de mujeres llamada All Ladies League con la visión de crear una red global, una hermandad sin fronteras.

Las mujeres somos el 50 por ciento en el mundo y si decidimos ayudarnos entre nosotras lograremos un cambio de actitud, progreso y prosperidad para todas. Nuestra visión es que podemos lograrlo si nos respaldamos, si conectamos a todas las mujeres del mundo en una hermandad fuerte.

Tenemos un festival anual y, lo importante es que, sin importar de qué país seas, religión o lenguaje, podemos estar juntas como hermanas y celebrar nuestra identidad.

CRECIMIENTO GLOBAL. Es la primera vez que el evento se realiza en nuestro país. Foto: CUARTOSCURO

De la primera edición a la fecha, ¿cuáles han sido los cambios que has visto?

El más importante es en mí misma porque, estando en el centro de lo que estás creando, es muy importante que te transformes como líder para transmitirlo. Si soy más segura, las mujeres del WEF se empoderan; si mi voz se expresa sin miedo, las mujeres que me escuchan lo hacen igual.

Platícanos, ¿cómo creciste?

En India, con un hermano y mis papás. Ellos estaban enfocados en nosotros, en nuestra educación, experiencias, aprendizaje, vacaciones. Éramos su proyecto de vida. Mi mamá trabajaba en el Instituto Tecnológico de India, siempre vi en ella a una mujer independiente. Mi padre también trabajaba. A mí y a mi hermano nos criaron igual, nunca hicieron diferencias.

¿Alguna vez te sentiste discriminada por ser mujer?

En lo personal no, durante mucho tiempo ni siquiera tuve la perspectiva de que había un problema, siempre se me trató igual, con los mismos derechos. Hasta que abrí mi mente, empecé a notar cosas: No porque no te pase a ti quiere decir que no lo veas. Tal vez lo viví algunas veces, pero no entendía lo que pasaba; una vez que supe lo que era, decidí no aceptarlo.

Elegiste no tener hijos, ¿qué piensas sobre quienes deciden hacerlo?

Hice esta elección con conocimiento de causa. Existe un pensamiento en la cultura indú, nuestra Sva-Dharma, que significa seguir nuestro camino y propósito.

Creemos que cada alma tiene su camino y que debe escuchar su voz interna en todo momento, para que ésta evolucione y expanda su conciencia.

Siguiendo mi Sva-Dharma la elección llegó de forma natural y en paz. Para mí la maternidad tiene que ver con preocuparte por el bienestar del otro, estar dispuesto a sacrificarse. Refleja el servicio menos egoísta que existe, abraza y nutre al otro. En India decimos: Porque Dios no pudo estar en todos lados, creó a las madres.

¿Qué falta para que las mujeres tengan las mismas oportunidades?

Hay igualdades y desigualdades en todas las sociedades. La respuesta no corresponde a si vivimos en países desarrollados o no. En general, la violencia y el abuso, son los retos que como mujeres afrontamos globalmente. A través de los años, esto crea un efecto de trauma en nuestra psique, daña nuestra autoestima y nos llena con todo tipo de miedos.

Por Brenda Jaet



lctl

¿Te gustó este contenido?