Mira quién habla con Brenda Jaet: Guadalupe Paz brilla en la ópera

La mezzosoprano mexicana tendrá su debut en Estados Unidos el próximo 30 de marzo, en el papel de Mercedes en la ópera Carmen

VOZ. Desde niña estuvo consciente de su vocación y encontró la belleza en el canto. Foto: Cortesía
VOZ. Desde niña estuvo consciente de su vocación y encontró la belleza en el canto. Foto: Cortesía

Guadalupe Paz se ha convertido en una de las grandes promesas operísticas de México, originaria de Tijuana, Baja California, la mezzosoprano atraviesa por uno de los momentos más relevantes de su carrera, ya que este 30 de marzo tendrá su debut en Estados Unidos con la Ópera de San Diego, donde interpretará a la gitana Mercedes en la ópera Carmen, de Georges Bizet, bajo la batuta de Yves Abel.

¿Cómo y cuándo supiste que te querías dedicar a la ópera?
Mi vocación siempre estuvo presente, aunque no lo supe hasta los 15 años. La ópera es música y actuación. Siento que el teatro es una manera de jugar. Incluso si lo traducimos del alemán, uno de sus significados es ese, jugar. Y jugamos a ser alguien que no somos. De niña pasaba horas interminables creando historias, y creo que eso alimentó mi creatividad.

¿Qué quiere decir mezzosoprano?
Es una de las tres clasificaciones que hay para las voces femeninas, y se define porque la belleza de su canto reside en la parte media de su voz.

¿Qué se necesita para triunfar en la ópera?
Creo que las circunstancias y motivos del éxito son variadas en esta carrera. Definitivamente tiene que haber un talento fuera de lo ordinario, pero también decisión y convicción de perseverar; estudiar y buscar constantemente la belleza y la perfección. Hay que tener respeto por la música que interpretas, por el público y por los colegas con quienes trabajas. La humildad juega un rol importante porque en esta carrera siempre estás sujeto a la crítica y a las negativas.Hay que ser muy paciente y objetivo, para cambiar lo necesario.

¿Por qué es importante que se produzca ópera en México?
Porque, aunque este espectáculo tiene cuatro siglos de haber nacido en Europa, su temática y sus compositores siguen vigentes. Debe producirse porque la magia de un espectáculo en vivo, escuchar una orquesta, ver el vestuario y la escenografía, y sumergirte en una historia narrada por los cantantes, nunca más será duplicada. No toda la ópera es dramática, también la hay política, de fantasía, bucólica y cómica, que es el género ideal para acercar a nuevas generaciones.

¿Cuál consideras tu máximo logro?
Cada proyecto tiene un lugar especial pero, sin duda, creo que Carmen. Aunque la gala que hice en Oviedo también fue muy especial.

¿El escenario en el que más te gustaría estar?
En el MET de Nueva York, o la Scala de Milán.

¿Quién se encarga de tu vestuario?
Cada producción diseña sus vestuarios, depende del concepto de la obra y la temporalidad.

¿El personaje más difícil de interpretar y por qué?
El príncipe Orlofsky, por ser hombre y por su carácter tan egoísta. El director me permitió hacer lo que yo quisiera. Me sacó de mi área de confort y me hizo explorar algo que no soy. Fue una comedia. Es más difícil hacer reír que llorar.

¿Se nace con la voz?
Hay voces que van cambiando de registro después de estudiar. En mi caso, yo siempre fui mezzosoprano. Te ajustas a lo que tus cuerdas puedan ofrecer.

¿QUIÉN ES?

  • SIGNO: Escorpión.
  • ORIGEN: Tijuana, Baja California.
  • ESTUDIOS: Graduada del Conservatorio Arrigo Pedrollo de Vicenza, Italia.
  • FRASE:  Trata a los demás como quieras que te traten.

Por BRENDA JAET

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasSigo a las personas
creativas, a quienes
ven más allá
de lo básico. Foto: Víctor Gahbler

Mira quien habla con Brenda Jaet: Michelle Aubert, apoya lo hecho en México