Las tortugas marinas y su incansable lucha por sobrevivir

Hoy que se conmemora el Día Mundial de la especie, se invita a hacer conciencia sobre la vulnerabilidad de sus poblaciones

FOTO: REUTERS
FOTO: REUTERS

 

La presencia de plásticos en los océanos, que las atrapa y asfixia; la contaminación del agua por diferentes sustancias, su caza ilegal, la destrucción de su hábitat, así como el consumo de sus huevos, son algunas de las razones que afectan a las tortugas marinas.

Otros de las problemas que las afectan tienen que ver con la contaminación sonora de las grandes embarcaciones, así como la iluminación artificial causada por construcciones hechas por el hombre en las zonas de playa donde nacen las tortugas, las que se desorientan para alcanzar el mar, lo que a veces provoca una alta mortalidad en las recién eclosionadas tortuguitas.

En algunos sitios del mundo existen especies que son amenazadas por una enfermedad llamada fibropapilomatosis, que se caracteriza por el crecimiento de enormes tumores internos y externos que llegan a afectar muy seriamente órganos y apéndices de las tortugas marinas.

México cuenta con una gran variedad de especies marinas y alberga a las siguientes especies de tortugas:

  • Tortuga laúd (Dermochelys coriacea):  es la más grande del mundo.
  • Tortuga verde o blanca (Chelonia mydas): recibe ese nombre por el tono de la grasa de su cuerpo.
  • Tortuga caguama (Caretta caretta): se distingue por su coloración más rojiza y por su cabeza más gruesa y grande.
  • Tortuga lora (Lepidochelys kempii): es la tortuga marina más pequeña. Mide 52 y 74 cm, pesa entre 32 y 49 kg.
  • Tortuga golfina (Lepidochelys olivácea): mide alrededor de 75 cm y pesa como máximo 45 kg.
  • Tortuga de carey (Eretmochelys imbricata): su rasgo más distintivo es la gama de tonos café y verde que decoran su caparazón.

Estas especies se encuentran enlistadas en la NOM-059-SEMARNAT-2010, bajo la categoría de Peligro de Extinción.

Con el Programa Operativo de Protección a las Tortugas Marinas(2015-2016) se salvaguardaron 1.8 millones de ejemplares avistados y se recuperaron 102 mil 753 huevos extraídos ilegalmente en las playas de La Escobilla y Morro Ayutla en Oaxaca.

Además, se emplean nuevas tecnologías de vigilancia (aviones no tripulados), y se promueven los Comités de Vigilancia Ambiental Participativa.
En este programa participan la Secretaría de Marina (SEMAR), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Con información de: CONABIO y SEMARNAT

¿Te gustó este contenido?