La influencia de Julio Verne para el viaje a la Luna

A pesar de haber vivido 100 años antes de la llegada del Apolo 11 a la Luna, Julio Verne, a través de sus libros, influyó en que este hecho se hiciera realidad

Influencia de Julio Verne en la llegada a la Luna
La literatura de Julio Verne influyó a que el hombre llegara a la Luna. Foto: Especial

Este martes 16 de julio se cumplen 50 años de que la misión Apolo 11 despegará de la Tierra para posteriormente llegar a la Luna con los primeros seres humanos en pisar el satélite natural, cuatro días después.

Los avances tecnológicos y la ciencia contribuyeron a que hace 50 años, el hombre pisara por primera vez la Luna, un hecho insólito que marcó la historia de la humanidad.

Sin embargo, no solo la ciencia y la tecnología llevaron al hombre a la Luna, también hubo aportaciones en otras materias que influyeron en la misión del Apolo 11. Tal es el caso de la literatura de Julio Verne.

Te puede interesar: Minuto a minuto: Así fue el lanzamiento de la misión Apollo 11 hacia la Luna hace 50 años

Tanto su novela De la Tierra a la Luna (1865), como Alrededor de la Luna (1870), fueron precursoras para este hecho insólito ya que ambos trabajos de Verne tienen grandes similitudes y precisiones con la llegada del Apolo 11 al satélite natural.

En De la Tierra a la Luna, así como su continuación Alrededor de la Luna, Julio Verne habla de una cápsula que se encuentra sobre los cohetes espaciales y que permiten viajar al espacio. Además, también describe unos proyectiles para disparar a los astronautas al espacio, rompiendo con la gravedad. Nada alejado de la realidad ni de la función que tienen los cohetes.

En sus novelas, Verne describe que la nave para llegar a la luna debería de estar protegida con paredes de aluminio de 20 centímetros; la coincidencia es que las del Apolo 11 tenían un grosor de 30; además, según los cálculos del novelista, la misión al espacio costaría 12 millones de dólares, y en la vida real costó 14.

También coinciden la longitud y el diámetro de la bala de cañón del cohete, así como de la cápsula. Logró calcular la velocidad necesaria para romper la fuerza gravitatoria y salir de la Tierra, un cálculo casi acertado con el de la vida real.

En esas mismas novelas, el escritor plantea que la nave espacial regresaría de la Luna, caería en el océano y saldría flotando. Julio Verne calculó la ubicación para el despegue y aterrizaje: 28 grados al norte y 28 grados al sur del Ecuador, en Florida, Estados Unidos, poco más abajo de Cabo Cañaveral, siendo exactamente como sucedió con el Apolo 11.

Por todas estas aportaciones a través de sus libros, se decía que Julio Verne, un visionario del futuro, era un tripulante más del Apolo 11, a pesar de haber vivido 100 años antes de que el hombre llegara a la Luna.

Te puede interesar:

Astronautas del Apollo 11 se reúnen en la plataforma de lanzamiento 50 años después de viajar a la Luna

Llegada del hombre a la luna

Por: Redacción digital El Heraldo de México

mjsc

¿Te gustó este contenido?