La gran apuesta

Un ejemplo claro es el de acabar con la desigualdad, que, no es lo mismo que acabar con la pobreza. La desigualdad tiene que ver con la percepción de la situación individual en comparación con la ajena.

La media
de las opiniones está por acabar con
la pobreza y aumentar la felicidad. Foto: ESPECIAL
La media de las opiniones está por acabar con la pobreza y aumentar la felicidad. Foto: ESPECIAL

Es la era de la abundancia de opiniones y no podría ser de otra manera; dado el incremento acelerado de la población mundial y el principio de la libertad de expresión, el gran tesoro del siglo XXI es la tolerancia.

Me arriesgo a decir que la media de las opiniones está por acabar con la pobreza y aumentar la felicidad, le siguen los derechos humanos, nuestra relación con el medio ambiente, la accesibilidad a la educación y la política sanitaria.

Sin embargo, son las propuestas más integrales las que resultan más atractivas. Un ejemplo claro es el de acabar con la desigualdad, que, no es lo mismo que acabar con la pobreza. La desigualdad tiene que ver con la percepción de la situación individual en comparación con la ajena.

Keith Payne, en su libro The broken ladder, habla de la desigualdad como catalizador de un círculo vicioso que afecta nuestro comportamiento y, la diferencia, puede magnificar la desigualdad.

Según Payne, el comportamiento de las personas es una reacción a su ambiente y estructuras sociales y los ambientes pueden ser cambiados. Aclara que la solución no es crecimiento económico para todos. Si todos ganáramos el doble de dinero, la desigualdad se dispararía. 

Por Sofía Bernal, ingeniera industrial 

¿Te gustó este contenido?