“Hiena de Querétaro” cumple sentencia por asesinato de sus 3 hijos; podría obtener libertad

“Sólo a Dios yo le pido que me deje continuar una vida tranquila y sana, y nada de preguntas. A Dios dejemos que juzgue" habría escrito en una de sus cartas la denominada "Hiena de Querétaro"

FOTO: Especial
FOTO: Especial

 

Este 24 de abril se cumplen 30 años del triple homicidio cometido en Querétaro a cargo de Claudia Mijangos contra sus hijos de 11, 9 y 6 años de edad, a quienes apuñaló frenéticamente por orden de una voz en su cabeza, según consta en los artículos periodísticos de la época y como se refiere en las cartas que ella misma escribió.

 

En 2019, también se cumplen los 30 años de prisión a los que fue condenada por el triple filicidio, por lo que la denominada Hiena de Querétaro podría quedar en libertad próximamente.

 

Señor periodista, fui una madre que velaba por ellos y soy yo la que más afectada ha quedado, pues eran toda mi existencia, aunque los hechos reflejen todo lo contrario, escribió al reportero Manuel Paredón Cornejo, quien la había entrevistado en la prisión poco después del asesinato de las dos niñas y un niño.

 

 

Originaria de Sinaloa, pero afincada en la capital queretana, la noche del del 23 de abril de 1989, Claudia llamó a su amiga Verónica Vázquez para comunicarle que una fuerte voz en su cabeza le decía que Mazatlán había caído y todo Querétaro era un espíritu. En respuesta, la amiga prometió acudir a temprana hora del domingo para platicar con tranquilidad.

 

Según el relato, las voces no pararon en la mente de Mijangos y horas después se pronunciaban contra la vida de sus hijos, culpándolos de imposibilitar el romance entre Claudia y el Padre Ramón, un catequista con el que supuestamente había sostenido una relación amorosa y del que se mantenía enamorada.

 

Vencida por el estado de psicosis, la madre bajó a la cocina y tomó unos cuchillos, con los que se dirigió a la parte alta de la casa. La primera víctima habría sido el niño de 6 años, posteriormente apuñaló en el torso a la niña de 11 años, que intentó detener el crimen de su hermano menor. Finalmente atacó a la niña de 9 años, que permanecía en shock y no opuso resistencia al ataque de su madre.

 

Se sabe que el Tribunal del Estado ha dispuesto que la libertad de Claudia Mijangos esté supeditada a la firma de una carta responsiva a cargo de un familiar, de lo contrario, la madre permanecerá encerrada en un hospital psiquiátrico ya no por orden judicial, sino por cuestiones de salud mental.

 

Sólo a Dios yo le pido que me deje continuar una vida tranquila y sana, y nada de preguntas. A Dios dejemos que juzgue y él en su justicia hasta pondrá, dejemos al ave que vuele que para eso ha nacido ya, dijo en una de las cartas enviadas a Manuel Paredón.

 

Por Redacción Digital El Heraldo de México

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Piensa JovenLAS AFECTACIONES. El Nasdaq fue el más afectado con una caída de
3.47 puntos.  Coeditor Gráfico: Felipe Lamas De Luna

Política cultural