Estrés, factor que produce obesidad, alerta el IMSS

El estrés crónico aumenta la sensación de apetito y los antojo desmedidos, pues las personas tienden a sentir ansia por comidas altas en calorías, grasas y azúcares

estres_obesidad
El estrés puede causar atracones de alimentos no saludables. FOTO: PIXABAY

Médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Oaxaca, indican que el estrés crónico es uno de los principales factores de riesgo que puede dar lugar a la obesidad, ya que aumenta la sensación de apetito y los antojo desmedidos.

El estrés es identificado como un conjunto de reacciones físicas y mentales que sufren las personas cuando se ve sometida a diversos factores externos que superan su capacidad para enfrentarse a ello.

La coordinadora de Prevención y Atención a la Salud del IMSS, Perla Vázquez Altamirano, señala que la razón de esto, es que los niveles de insulina en nuestro cuerpo aumentan, es decir, que las personas que presentan estrés tienden a sentir ansia por comidas altas en calorías, grasas y azúcares, que actúan sobre los receptores opioides en el cerebro para inhibir las respuestas de este estado de cansancio mental.

Aunado a lo anterior, y a que no procuramos el tiempo para tomar alimentos saludables, sino, en mayores cantidades, los antojos, y a que no realizamos alguna actividad física, damos paso a la obesidad.

Otro problema que contribuyen a este estado, son las bebidas gasificadas, que no son saludables y su consumo en exceso trae consigo enfermedades que lamentablemente hoy son muy comunes, como la diabetes, hipertensión arterial, problemas de triglicéridos e hígado graso, espasmos, caries, y colesterol, entre otras.

Vázquez Altamirano refiere que los refrescos no tienen ningún valor nutricional, aportan calorías vacías que afectan de forma negativa a la salud cuando su consumo es excesivo.

RELACIONADO:

Redacción Digital El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Piensa JovenVivir en un lugar donde el aire no es sano genera enfermedades. Ilustración: Allan G. Ramírez

Con muy poco tiempo