De Michoacán para el mundo: Tradiciones para preservar

Cada año, durante la celebración de día de muertos se refuerzan las tradiciones con la finalidad de que las distintas generaciones sigan preservando las costumbres de México

El Día de muertos, una fecha para recordar a los difuntos y unir a las familias. Foto: Especial
El Día de muertos, una fecha para recordar a los difuntos y unir a las familias. Foto: Especial
Foto: Especial

Michoacán es un estado con mucha tradición, cada una de sus regiones se caracteriza por sus distintas celebraciones, sin embargo existe una en la que se unen los michoacanos y los mexicanos: El Día de muertos, una fecha para recordar a los difuntos y unir a las familias.

Durante esta celebración, varios pueblos comparten el simbolismo que hay en torno a la tradición, motivo por el que las autoridades se asesoran en sus conocimientos para ofrecer actividades al público interesado en asistir y conocer más de éstas. Es el caso de autoridades de Michoacán, quienes pidieron la opinión de habitantes de los pueblos purépechas con el propósito de promover la Noche de Muertos para distintas generaciones.

Foto: Especial

En este sentido, el Subsecretario de Promoción de Michoacán explicó que, no se deben confundir las celebraciones que tienen lugar en las comunidades indígenas, con una fiesta y mucho menos con diversión, se deben respetar.

En noviembre del 2003 que, la UNESCO declaró a la celebración del Día de Muertos como una Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad, en ella se establece que es: una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del País.

La celebración

El primero y dos de noviembre, en Michoacán y en diversas partes de México, los panteones y casas donde se hace la espera de los difuntos se cubren con flores de cempasúchil, velas, fruta, pan e incienso para recibir a las ánimas.

Elementos a considerar en la Noche de Muertos (costumbres de los pueblos purépechas a observar el 1 y 2 de noviembre en Michoacán):

En las Ofrendas

Si es la primera ofrenda a un niño fallecido, el padrino de bautizo lleva un arco, el cual será arreglado con flor de cempoalxóchitl o tiringuini-tzitziqui (en p’urhepecha, flor amarilla) y flor de ánima, asimismo, lleva dulces de azúcar con figura de ángel o de animalitos y juguetes, como parte de la ofrenda.

Para el dos de noviembre. A los difuntos recientes a quien se les coloca su primera ofrenda, se les hace un novenario que inicia nueve días antes. Familiares y amigos se reúnen para rezar el rosario y piden por el eterno descanso.

La comida

Se preparan y comparten platillos y bebidas que cada comunidad reconoce como comida de fiesta como: tamales, pozole, atole, chocolate, pan, etc.

Los purépecha asignan un valor especial a aquello que sembraron, cultivaron y cuidaron, un elemento que colocan en la ofrenda para sus seres queridos.

Por otro lado, los purépechas afirman que cuando alguien muere, su cuerpo se sepulta pero su alma sigue viva y se reúne con sus seres queridos que fallecieron antes y, con los dioses. Posteriormente viene de visita cada Día de Muerto para convivir con sus familiares. A su partida, se lleva todo lo que en la ofrenda se le ha colocado, esas son sus provisiones para todo un año y será hasta el próximo festejo cuando regrese.

 

Por Adriana V. Victoria

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasGÉRALD GENTA.  No es de edición limitada, pero sí de poca producción. Foto: Cortesía

Bvlgari homenajea a Gérald Genta