Así se puede stalkear en Instagram sin ser descubierto

Desde crear un perfil alternativo hasta poner el celular en modo avión son algunas de las recomendaciones para revisar el perfil de alguien en Instagram

Para poder ver las historias de Instagram sin que quede el registro de la visita, lo primero que se debe hacer es abrir la aplicación, entrar a la cuenta y cargar la historia de la persona que está antes del perfil que sea de su interés.
Para poder ver las historias de Instagram sin que quede el registro de la visita, lo primero que se debe hacer es abrir la aplicación, entrar a la cuenta y cargar la historia de la persona que está antes del perfil que sea de su interés.

En internet existen trucos para poder revisar las actividades de casi cualquier persona sin que ésta se dé cuenta. Desde crear un perfil alternativo hasta poner tu celular en modo avión son algunas de las recomendaciones.

 

Para poder ver las historias de Instagram sin que quede el registro de la visita, lo primero que se debe hacer es abrir la aplicación, entrar a la cuenta y cargar la historia de la persona que está antes del perfil que sea de su interés.

 

Antes de ver la publicación de la persona, se debe poner el  celular en modo de avión para que cuando sea el turno de la historia que causa interés no quede registrado que fue vista.

 

Otro de los mitos que se han dado en internet es que el dueño de la cuenta recibe un aviso si alguien toma una captura de pantalla de su historia, lo cual es parcialmente cierto. La única forma en la que el usuario puede ser informado sobre una captura de su historia, es cuando ésta fue compartida a través de mensaje directo.

 

También se puede borrar el rastro de las personas a las que se ha buscado a través de Instagram o esconderla con solo acceder al Top de búsquedas y seleccionar al usuario para esconderlo.

 

Por Redacción Heraldo de México

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasLa CDMX tiene 501 parques y jardines que se distribuyen en 485 kilómetros cuadrados de superficie. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

La primavera en CDMX