Así nació el volcán Paricutín hace 76 años en Michoacán

El Paricutín es el volcán más joven del mundo y nació en México, en un pequeño poblado de Michoacán

Paricutín
Después de nueve días de crecimiento, el 29 de febrero de 1943, el volcán hizo erupción. Foto: Especial

A 76 años del nacimiento del volcán más joven del mundo, el Paricutín cuenta con una historia muy peculiar que vale la pena ser contada. Y es que el nacimiento del volcán fue presenciado por una persona que vivió para contarlo.

Al rededor de las 16:00 horas, Dionisio Pulido se encontraba en su granja, en el ex poblado de San Juan Parangaricutiro, cuando presenció una grieta profunda, de aproximadamente 30 centímetros de longitud, en medio de los canales.

De pronto notó cómo aquella grieta se empezó a levantar por más de dos metros de alto y comenzó a echar humo.

A partir de ese momento, el volcán empezó a crecer y crecer, hasta alcanzar una altura de 424 metros.

Después de nueve días de crecimiento, el 29 de febrero de 1943, el volcán hizo erupción alcanzando una altura de 4.5km, que sepultó al pueblo de San Juan Parangaricutiro y Paricutín.

La erupción no provocó pérdidas humanas, pero sí destruyó torres, edificaciones y casas. Lo único que quedó en pie, fue la fachada de una iglesia, que hoy se puede visitar.

Hugo Delgado Granados, vulcanólogo director del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, durante el festejo del 75 aniversario del volcán, comentó que:

La fecha es importante para la vulcanología mundial porque el nacimiento de un volcán es un hecho raro.

El diámetro del cráter es de 250 metros y cuenta con una profundidad de 42 metros. Este joven volcán es catalogado como un monogenético, es decir, que solo tiene una etapa eruptiva. La actividad volcánica del Paricutín duró nueve años y concluyó con una erupción en 1952. Pero no se descarta que pueda volver a activarse.

 

Por: REDACCIÓN DIGITAL EL HERALDO DE MÉXICO

mjsc

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
TendenciasLa CDMX tiene 501 parques y jardines que se distribuyen en 485 kilómetros cuadrados de superficie. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

La primavera en CDMX