Paloma Solis: las guía

El empoderamiento de la mujer que participa en el diseño y en la artesanía en México es prioridad para esta directora creativa

DIFUSIÓN. “Por medio de los bordados se busca promover la riqueza cultural de nuestro México” / FRANCIA MARTÍNEZ. Foto: Cortesía

Cuando las artesanas trabajan en equipo se empoderan, así lo ha demostrado Paloma Solis, la artesana que guía a un grupo de mujeres que han redefinido a sus bordados y ahora los ven como un negocio que les genera ingresos, y no como una actividad secundaria en sus vidas.

Les enseñamos las bases del comercio justo, para tener una relación comercial productiva donde todos salgamos ganando. Por esto las hacemos partícipes en las reuniones de trabajo con mercadólogos, y nosotros como diseñadores, para que ellas reafirmen el valor de su trabajo, dijo Francia Martínez, directora de negocio de la marca Cocó Paloma.

Después de cinco años de trabajo constante con las artesanas de Acatlán, Guerrero, Francia ha observado cambios en ellas. Ahora se interesan más por el proceso creativo, ven a sus bordados como piezas fundamentales de los vestidos que se confeccionan para una novia o quinceañera, que lo espera con ansia en México o en el extranjero, detalló.

Una de las artesanas que ha mostrado mayor crecimiento es Benita Chávez, quien vive en una comunidad con altos índices de machismo y ha logrado que su esposo e hijos la apoyen en casa, para que ella tenga más tiempo para hacer sus bordados, con los que aporta ingresos a su hogar.

Al trabajar con artesanas de Guerrero, las colecciones de Cocó Paloma tienen una línea de diseño integrado con telares de cintura, pedal y bordados hechos a mano, los cuales se usan en vestidos que han portado novias y quinceañeras de México y el extranjero; una forma de que el trabajo de las artesanas llegue a otros territorios.


TALENTO DE TV. Diseñó el vestido que portó la modelo Samantha Leyva en Miss México 2016. Foto: Especial


TRAS COCÓ PALOMA

Paloma Solis comenzó en la moda cuando su esposo, Cocó, murió en un accidente, lo que la llevó a comercializar ropa y artesanías para sostener a su familia.

Todo marchaba bien, pero a Paloma le preocupaba una cosa: ¿Qué pasaría si su proveedor de ropa no podía abastecer su negocio un día? Esta idea la hizo emprender en la industria e iniciar con el desarrollo creativo de prendas. Para ello, aprendió a bordar de la mano de artesanas, con quienes ahora trabaja las colecciones de su firma, Cocó Paloma.

Para seguir creciendo, Paloma buscó la asesoría de Santos Mayares, un modista de su tierra natal, Guerrero, que en los años 70 colaboró con Oscar de la Renta, quien, al paso de tiempo, se convirtió en su mentor.

Además, presentó su proyecto de moda en el programa 10 mil mujeres, en el que participan todos los países del mundo y donde se dio cuenta que no era la única a la que le estaba costando desarrollar su proyecto. En este proceso se hizo acreedora a una asesoría empresarial.

Cabe señalar que su primera participación en el diseño, de manera profesional, fue en 2011, cuando diseñó el vestuario de la telenovela Qué bonito amor.

En una presentación que hicimos de Cocó Paloma se acercaron a nosotros y nos preguntaron: ‘¿Quién es el diseñador?’. No sabíamos qué responder, porque ninguna de nosotros estudió diseño. Todo indica que el trabajo creativo de mi mamá (Paloma Solis) con las artesanas se ha complementado, finalizó Francia, quien junto a su hermano, es parte del proyecto social que empodera artesanas mexicanas y que encabeza Paloma Solis.


POR ADRIANA VICTORIA VICTORIA

abr

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.