Arte en línea

Paulina Gil y Adriana Méndez son dos emprendedoras mexicanas que quieren acercar al público las obras de artistas emergentes para democratizar el arte

En Artífice las obras son seleccionadas por un equipo de curadores expertos. Foto: Especial
En Artífice las obras son seleccionadas por un equipo de curadores expertos. Foto: Especial

Artífice es una plataforma de arte online & offline sin barreras. Así lo consideran Adriana Méndez y Paulina Gil, las fundadoras y emprendedoras que quieren acercar al público las obras de artistas emergentes para democratizar el arte. Su trabajo consiste en asesorar a los interesados en adquirir una obra y guiarlos en el proceso de compra.

No sólo es hacer la venta, sino ofrecer al cliente asesoría acerca del lugar donde va a colocar la obra, el tipo de arte, el color y el esquema de pago; así ampliamos su panorama, contó Adriana.

A tres años de haber lanzado el proyecto que alberga alrededor de 60 artistas emergentes, casi todos mexicanos, continúan exponiendo el arte en línea y en sitios poco convencionales como un viñedo o una casa en las Lomas, las piezas que se ofrecen ahí son pintura, escultura, grabado y fotografía.

¿POR QUÉ ON LINE?

Para Paulina, los canales de venta como las galerías tienen precios más elevados y su capacidad se ve limitada a la demanda de artistas, motivo por el que decidieron apoyar a talento emergente por medio de una plataforma en línea donde se exhibe y se comercializa su trabajo.

Queremos ser un punto de partida para que los artistas despeguen y vayan a galerías nacionales e internacionales, eso significa que hicimos bien el trabajo. Nos dimos cuenta que existía un segmento de talento en México con potencial, pero sin un espacio o galería para difundir su obra. Gracias a estos hallazgos, y capitalizando los avances en la tecnología, decidimos lanzar esta plataforma, en donde el talento como el comprador encuentran una solución, explicó Paulina.

Por Adriana V. Victoria

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
Piensa JovenILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

El tráfico ilegal de personas