5 enfermedades más frecuentes en época invernal

Los niños menores de 5 años y los adultos mayores son proclives a padecer los peores episodios de esta temporada, así como personas con enfermedades crónicas

En esta temporada aumentan las consultas en los servicios de salud, por enfermedades de vías respiratorias. Foto: Especial
En esta temporada aumentan las consultas en los servicios de salud, por enfermedades de vías respiratorias. Foto: Especial

Durante la temporada invernal aumenta el riesgo de contraer enfermedades de vías respiratorias altas: nariz, laringe y garganta, y bajas: tráquea bronquios y pulmones.

En esta temporada aumentan las consultas en los servicios de salud, por enfermedades de vías respiratorias, sobre todo en niños y adultos mayores de 65 años, así como de personas con enfermedades crónicas, que son los grupos más vulnerables ante estos padecimientos.

  • Resfrío común

Sus síntomas duran entre 3 a 5 días provocando congestión o secreción nasal.

Esta enfermedad se caracteriza por tos, estornudos y dolor de garganta. Generalmente también pueden aparecer fiebres bajas y dolores de cabeza.

Se recomienda evitar los cambios de temperatura. Además, como los resfríos se contagian con facilidad, es recomendable evitar el contacto cercano con personas con tos y secreciones nasales.

Al toser hay que cubrirse con las mangas o puños y no con las manos, para evitar la propagación de gérmenes. Si se tiene contacto con alguien resfriado, lavarse las manos. Además, no compartir efectos de uso personal, como toallas, pañuelos u otros objetos que puedan facilitar un eventual contagio.

  • Influenza

Esta gripe dura entre 5 a 10 días. Pese a que comparte muchos síntomas con el resfriado común, tiende a presentarlos de forma más intensa, con una congestión nasal y una fiebre más alta; tos seca, fatiga y dolor muscular.

Se contagia fácilmente entre personas, por lo que es recomendable extremar las precauciones e intensificar las medidas de higiene para evitar contagios.

Vacunarse contra la influenza es la medida de prevención más eficaz en aquellas personas con mayor riesgo de padecer la enfermedad, es decir, niños y adultos mayores.

Se recomienda mantener una alimentación completa y balanceada.

  • Faringitis

El principal síntoma de esta enfermedad es un dolor de garganta intenso acompañado de tos. Hay fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares y articulares, ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Al atacar particularmente la garganta, lo ideal es que proteger el cuello y pecho. El uso de pañuelos o bufandas debe ser una obligación en la época más fría, sobre todo, cuando se expone a cambios de temperatura bruscos.

Lo recomendable también es fortalecer las defensas con dosis altas de vitaminas, particularmente Vitamina C, ingiriendo frutas de temporada.

En casos en que se presente fiebre alta, calosfrío y secreción purulenta faríngea es conveniente consultar a su médico, pues podría requerir antibióticos.

  • Bronquitis

Se trata de un cuadro viral que afecta al tejido que recubre a los bronquios, que conectan la tráquea con los pulmones, generando una inflamación que puede provocar dificultad para respirar.

Inicialmente puede presentarse un cuadro catarral, con fiebre, tos seca y congestión, para posteriormente presentar tos acompañada de mucosidades espesas blanquecinas, amarillentas o verdosas.

Usualmente, conlleva una sensación de presión en el pecho, que puede estar acompañada de ronquera y sonidos al respirar.

La causa más común de la bronquitis es fumar, por lo que lo recomendable evitar el cigarro o, si ya fuma, reducir progresivamente su consumo, ya que fácilmente puede derivar a una neumonía.

Es de fácil contagio aéreo, es aconsejable evitar entrar en contacto con los flujos respiratorios de una persona infectada.

  • Neumonía

La fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración o secreción, malestar general con presencia de dolores musculares, son sus principales síntomas.

Es recomendable evitar todo aquello que pueda congestionar las mucosas, tratando de mantener en el hogar un ambiente libre de humedad y de otros factores que puedan alterar el aire.

Se recomienda extremar las mismas medidas de higiene que, al igual que el resto de las enfermedades respiratorias, requiere evitar el contacto directo con personas contagiadas. Con información de la Secretaría de Salud

 

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO

jram

¿Te gustó este contenido?