PANORAMA MODA

"Solito", confección como arte

Piezas hechas bajo un proceso artesanal. En la búsqueda de la perfección, Daniel Marchand nos guía en el paso a paso del bespoke, sastrería de confección a mano, bajo la etiqueta de Solito

TENDENCIAS

·
CONFECCIÓN COMO ARTE. Foto: JDS AGENCIAS

Para ti, ¿qué significa la tradición de la sastrería?

La auténtica sastrería es la máxima expresión de elegancia para el hombre, son las piezas con las que el hombre se puede ver mejor vestido. Ahorita lo acoto a hombre porque cuando se va a mujer se vuelve más couture, que no es algo más como moda. La sastrería es algo más permanente, ya que no se enfoca tanto en tendencias, sino en elegancia. En el hombre es muy definida: un traje cruzado, un traje recto, es un mismo estilo con variantes. En cambio, cuando son marcas de ropa europeas para mujer que hacen alta costura, es algo completamente diverso a la sastrería del hombre. Nosotros no estamos en el aspecto de alta costura, sino el de alta sastrería. Aunque nuestros proveedores sí hacen colores y mezclas de telas que van conforme al tiempo y a la tendencia, el corte, estilo y elegancia es siempre el mismo. Sobre todo para nuestros clientes, muchas veces sí llegan con algunas ideas para hacerles algo sumamente diverso y algo de moda, siempre les decimos que nosotros no hacemos moda, hacemos elegancia. Como es una pieza de inversión y que le va a durar años, preferimos sacarlo de esa idea y convencerlo que se haga algo atemporal que va a poder usar por más de una década y se va a seguir viendo bien, porque al final es una inversión. Tenemos un número máximo al año que hacen nuestros sastres porque no tenemos máquinas, que ahí otra vez se ve la importancia de la sastrería auténtica: que todo lo hacen personas, todo es hecho a mano. Cada una de nuestras piezas es completamente distinta, aunque sea la misma tela y corte, la hechura y el fit final va a ser completamente distintos. Entonces, es muy importante esta tradición de sastrería y que se mantenga. Es muy difícil encontrar a los maestros, al final los tenemos que hacer nosotros, y por eso ya tenemos nuestra siguiente línea de aprendices en camino. Es muy importante porque la sastrería bien hecha es la máxima expresión de elegancia para el hombre.

DANIEL MARCHAND. Foto: JDS  AGENCIAS

¿Cuál es tu parte favorita del proceso de confección?

Hay dos partes fascinantes en este proceso: al principio, cuando es la personalización de la pieza y la parte de descubrimiento, es ir de la mano con el cliente creando lo que busca, es una parte muy divertida y creativa; el segundo momento más padre es cuando se lo está poniendo por primera vez, es algo distinto tanto para nosotros que se lo vemos puesto y vemos su reacción como cuando él lo luce en su evento. No hay vez que no nos digan que recibieron comentarios positivos, aunque no sea algo sumamente llamativo, y ahí es donde viene la elegancia. Muchos clientes nos dicen que han usado trajes toda su vida, pero “hasta que me puse el primer Solito, es la primera vez que recibo un elogio de mi traje”. Ahí te das cuenta que lo que estamos haciendo es completamente distinto a cualquier otra marca, porque si ese cliente ya compra con nosotros, seguro tiene trajes de otras marcas, pero en el momento que viene con nosotros y que se hace un traje de sastrería tradicional, hecho a mano, es completamente distinto. Esos serían los dos momentos, tanto la personalización como cuando se lo pone por primera vez, lo que siente y lo que nos comenta que recibe.

¿Cuál es el consejo clave para un traje bespoke para un cliente?

Sí es el primer traje que hace con nosotros, que se vaya por algo clásico y lo que más va a usar, eso sería un gris o azul liso muy clásico. Como ya es un traje bespoke, se quieren alocar en algo gris con cuadro verde o un azul con linea rosa muy marcada y se quieren ir por lo extravagante, lo cual sí permitimos y lo podemos hacer, pero yo trato de persuadirlos de que se hagan lo que más van a usar. Va a ser su mejor traje, su favorito, y lo que mejor les va a quedar. Si se hacen un traje muy vistoso, al segundo o tercer evento la gente se va a acordar de ese traje en específico y le van a decir que ya se lo habían visto. En cambio, si es un traje clásico, con que le cambies la corbata y la camisa, cambia completamente el traje. Por eso siempre queremos que el primer traje que se hagan con nosotros sea lo más atemporal y clásico para que lo puedan usar más; y ya después que se hagan cosas más extravagantes.

¿Tú eres el encargado de elegir las telas en Europa?

Yo cada vez que voy a Europa para temas de Solito eran dos veces al año, nos presentan las nuevas colecciones de las cuales nosotros siempre recibimos esos libros. En México y Latinoamérica somos los que compramos las telas más exclusivas porque tenemos a los clientes más refinados y eso viene siendo desde que estaba Don Antonio. Él llegó a ser el comprador de vicuña más importante para La Europeana en el mundo como comprador individual, y hasta la fecha nosotros tenemos las mejores colecciones. Siempre tenemos un muestrario, y cuando me presentan algo, yo compro cierto stock de telas que yo sé que a mis clientes les va a gustar y para que no tengan que esperar las semanas del envío de Europa, sino que ya las tengamos aquí listas e inmediatamente les pueda hacer su traje. De Europa, lo que más escojo son la colección de corbatas, accesorios o los colores de cashmere y seda, eso lo escojo yo dos veces al año.

¿Tienes esta intuición de saber qué tendencias no van a funcionar en México?

Sí, es algo en lo que yo me he educado y llegaré al punto donde tenga la misma maestría de Don Antonio en ese aspecto. Me cuentan que una vez haciendo el pedido de La Europeana, lo hacían en el sistema de computadora de antes, llegaba a suceder que se les caía el sistema; entonces, después de tres horas de estar haciendo el pedido se les cae el sistema, lo reinician y lo tienen que volverlo a hacer. VitorioSela, que es el representante de La Europeana en México, se quería morir y en ese momento Don Antonio le empezó a decir cada pieza que iba a pedir con tallas y colores, y Vitorio le preguntó “¿Cómo sabes?” Y le respondió: “Yo ya sé a quién se lo voy a vender, ya lo tengo en la cabeza”. Yo llevo poco tiempo, pero en este proceso he ido viendo qué es lo que les gusta a mis amigos y clientes, igual ya sé para quienes son. Hay unas gabardinas italianas hermosas que para el frío del norte de Italia funcionan perfectamente, pero yo sé que aquí solo las puedes usar pocos días del año. Aunque a mi me fascinan, tengo que limitarme y saber que es algo difícil vender. Lo mismo pasa con las chamarras muy pesadas, yo pido que se le hagan ciertos cambios para que puedan funcionar aquí.

DANIEL MARCHAND. Foto: JDS  AGENCIAS

¿Nos puedes compartir las diferencias que hay entre la sastrería inglesa y la parte italiana?

En Italia existen muchos tipos de sastrería porque cambia mucho según la región. A grandes rasgos, en Inglaterra utilizan telas más pesadas por los climas que existen en esa región de Europa, y por lo mismo, la construcción interna es más firme, con más entretelas. Y si nos vamos al otro extremo, donde el clima en verano es de temperaturas más altas, es completamente lo opuesto; en Italia usan telas más ligeras y por lo mismo, el tipo de construcción es muy ligera para que puedan utilizar saco y camisa a pesar de que la temperatura es alta.

¿Qué importancia tiene el tipo de tela y de dónde la eligen ustedes?

Hay una dualidad en el sentido de que la hechura es más importante que la tela. Tú puedes tener una tela súper 170 con seda, que la compres off the rack de alguna marca internacional, o que nosotros hagamos esa misma tela en sastrería artesanal. Una cosa es que le hagan ciertos ajustes para que quede a la medida, y otra cosa es hacerlo desde cero específicamente para ti, estudiando tu cuerpo y haciéndolo solamente para ti; misma tela, pero procesos completamente distintos que van a salir a la luz desde el corte. Un ejemplo: en las marcas internacionales hacen los ojales a máquina en menos de un minuto. El saco por lo general tiene alrededor de 12 ojales, que pueden ser los de enfrente, más la solapa, cuatro de cada manga, y el de adentro.  Nosotros tardamos de 24 a 32 minutos por cada ojal, esto para darte un ejemplo de lo diferente que son los procesos, las entretelas nosotros las juntamos a mano, no a máquina. Hay marcas que por cuestiones de una producción industrial, en lugar de pegarlo a mano, usan un pegamento que al pasar una plancha se adhiere a la tela y posteriormente con el uso de esa prenda se van despegando y se van creando burbujas. Con nosotros no pasa eso, porque nuestros materiales son naturales, se hilvanan y se bastean a mano a la tela final. Al final, sí es importante la tela porque de un súper 100 a un súper 250 sí es un traje completamente diverso, pero nosotros le ponemos el mismo cuidado y la misma hechura a nuestros trajes ya sean de $50,000, $300,000 o $700,000. Lo más importante es la hechura y el corte.

¿Todo lo hacen aquí en México?

Sí, todo se hace aquí. Las telas nos las mandan de Europa, de Inglaterra e Italia, pero la hechura la hacen aquí. Los sastres que trabajan para nosotros únicamente trabajan para Solito y son los sastres a quienes les enseñó Don Antonio. Nosotros no podemos encontrar sastres, porque tenemos una hechura muy particular que establece Don Antonio, entonces los tenemos que hacer. Ahorita ya tenemos una línea de aprendices, varios son hijos de nuestros sastres actuales o conocidos de ellos, para empezar a tener nuevos maestros sastres, es una carrera que se tardan de cinco a ocho años en poder hacer algo a nuestro nivel. Es una línea de producción artesanal, donde cada uno va haciendo una sola cosa. Para quién pueda hacer una obra completa necesita gusto por la sastrería, pasión, paciencia y una mega perfección.

¿Cuáles son tus telas favoritas?

Es difícil decir una favorita. La Europeana tiene una colección que nos presenta dos veces al año, la propuesta de verano y la de invierno; siempre nos dan dos colecciones por cada temporada, algo de sastrería más casual para sacos y otra para hacer trajes. Las de invierno siempre mink, cashmere, lana, son telas más pesadas. Las de verano son lino, seda, lana con seda o chamier pero muy ligero. Esas colecciones para mí son las favoritas, porque son muy acorde al tiempo para el cual vas a hacer la prenda, como son limitadas. Por otro lado, de Scabal las colecciones son más formales, pero siempre traen una locura diversa. La colección pasada había una que se llamaba Vision que estaba inspirada en unos dibujos que Salvador Dalí le hizo a la familia dueña de Scabal, que era la visión de cómo se iba a vestir el hombre en los 00’s y con esos dibujos hicieron las telas. Esas telas estaban loquísimas y en todo el mundo les encantó y se terminó. Ahora hay una colección que reemplazó la de Vision que se llama Panorama, está basada en monumentos arquitectónicos alrededor del mundo donde usan la misma geometría y colores basándose en los monumentos. Es difícil que yo te diga cuál es mi favorito porque cada vez me sorprenden.

En sí el arte italiano no es tan cuadrado, siempre van al límite en todo. ¿Se distinguen por eso?

Sí, al italiano le gusta mucho el color. Puedes ver a un italiano muy varonil con una bufanda de cashmere de flores y se le ve súper bien. Puede ser una pieza de sastrería muy formal, pero siempre tiene una pieza que sobresale. Las colecciones que nos presentan son de la misma manera, siempre en todas las colecciones, incluyendo las de sastrería, hay piezas muy conservadoras, atemporales, formales y al mismo tiempo siempre viene el otro extremo para la persona que ya tiene todo lo formal y clásico, que se puede dar ese gusto más extravagante.

¿Cuáles son las tendencias del 2022?

Ahorita hay dos cosas que se están usando en todo el mundo, una de ellas es la mezcla de lana, seda y lino. Puede ser muy casual o también pueden ser telas formales; la lana hace que no se arrugue tanto, pero al mismo tiempo le da ese aire italiano. La otra tendencia que se está viendo a nivel mundial es que la gente quiere algo más desestructurado, algo más ligero y fácil de usar. Están usando unas telas bucle, que la tela en sí no es lisa, que parece de suéter y con eso nosotros hacemos unas piezas de sastrería muy casuales y fáciles de usar, sin problema de que se vaya a arrugar.

¿Cuáles crees que son los errores más comunes que cometen los clientes al hacerse un traje bespoke?

Uno es que un traje nunca debe de quedar justo ni apretado, piensan que se va a ver mejor si tienen el pantalón muy entubado y el saco casi que no pueden ni respirar. Un corte bien hecho se debe ver justo por fuera, pero se debe sentir muy cómodo por dentro. Cuando nosotros hacemos el saco de un traje y se lo abrochan, se ve tan bien y hace figura que podrías pensar que está algo justo, pero realmente dejamos mucho espacio adentro para que no apriete en ningún momento, que los movimientos sean libres. Eso solo se puede hacer si la pieza de sastrería está muy bien cortada. Uno de los principales errores es que piensan que deben usar las cosas muy justas, un pantalón sastre bien cortado debe de ser más cómodo que cualquier mezclilla o pants, siempre y cuando esté bien cortado. La segunda es que cuando quieren pasar de hecho a medida a hecho a mano quieren hacerse una locura, siempre deben irse por los básicos.

¿El mandar hacer una pieza de sastrería o un traje lo llamarías una inversión?

Sí, toda la vida.

¿Qué es lo más importante de mandarte a hacer un traje a la medida?

Tienes que hacerte algo con lo que te sientas cómodo, si no te sientes cómodo usando algo o sientes que lo vas a usar muy poco mejor no te lo hagas. Poco a poco puedes ir expandiendo tu umbral de color y estilo, es cosa de que vayamos conociendo de la mano al cliente, lo que le gusta y lo que no. Nosotros vamos calibrando y hay colecciones que ni le mostramos al cliente porque sabemos que no le van a gustar o que por su tipo de cuerpo no le van a funcionar.

Para un cliente que jamás se ha atrevido a hacerse un traje, ¿Qué es lo más importante de hacerte un traje a la medida y por qué es mejor que uno industrial?

Aquí podemos empezar a hablar de por qué no es un gasto, sino una inversión. Vamos a poner de ejemplo un traje clásico azul liso y que alguien me pregunte por qué mandarlo a hacer conmigo si va a costar cuatro veces más y no en un made to measure. Para empezar, cuando nosotros hacemos la pieza para cada persona después de tomar las medidas, pasamos por varias pruebas para ir perfeccionando el fit de cada uno de los cuerpos que estamos haciendo, porque ninguno es igual. Así como cada persona es única en su forma de ser y su personalidad, de igual manera es única en su tipo de cuerpo. Nosotros tomamos en cuenta todos los pequeños detalles para que esa pieza le quede solo a esa persona y por eso es una pieza tan única. En cambio, muchas veces después de tomar las medidas, lo que hacen es utilizar un molde universal que lo van a ajustar lo mejor que se pueda a tu cuerpo. Aunque sea la misma tela y mismo estilo un traje que el otro, de ninguna manera se va a ver o sentir igual. Nosotros sí lo hacemos para la persona que lo va a portar, que se vea y sienta único dentro de esa pieza; de la otra manera, parece que el traje te está usando a ti porque no se va a ver conforme a tu cuerpo, es un trabajo completamente distinto. Cada cuerpo es distinto, hay cuerpos muy de modelo en los que tal vez no hay mucha diferencia en un made to measure, uno universal o uno con nosotros, pero hay cuerpos donde sí se nota la diferencia entre cada uno. Hay algunos cuerpos donde se ve más nuestra experiencia y tradición que en otros.

¿Algo más que te gustaría agregar?

Los accesorios que tenemos: no solo hacemos ropa, sino también tenemos los mejores accesorios. Las corbatas nos las hacen dos familias que se encuentran en la costa del este de Italia, son las mejores del mundo. Tanto nosotros compramos algunas de sus colecciones que tenemos una selección para nuestros amigos y clientes, o sino, también podemos mandar hacer corbatas de las colecciones permanentes con el estilo y color que quieran, inclusive si quieren personalizarlas con sus iniciales o les ponemos que es una corbata 1/1 porque es única. También tenemos perfumería Lorenzo Villoresi, que es uno de los mejores perfumistas del mundo. Es de los pocos no franceses que ha ganado el premio más importante para los perfumistas. Nos hacen unos paraguas en Italia en Castelluccio que son los mejores del mundo, tanto tenemos alguna selección aquí y también podemos mandar a hacer alguno que quiera el cliente. Nosotros somos los únicos en México que manejamos a Stefano Rafa, es un artesano del norte de Italia, tenemos sacacorchos en oro con la agarradera de algún cuerno o un set de afeitar donde tienes la brocha y el rastrillo con una agarradera de cuerno de gacela. Es algo sumamente loco, le quitas lo ordinario a un artículo que usas diario y lo vuelves único. Todo lo que tenemos alrededor es con ese objetivo, que sea lo mejor de lo mejor.

Y está también el athleisure. Nosotros hacemos un jogging set, pants y suéter de cashmere o cashmere con seda, en los colores y el corte que el cliente decida, tenemos unas playeras de algodón ya sea polo o de cuello circular. Sabemos que todos los días no son días formales, hay momentos de descanso. Y les podemos hacer piezas casuales, pero sin perder lo refinado o especial, que es algo sumamente raro en el país.

  • Planean inaugurar un espacio de donde se encontrarán las mejores firmas masculinas.
  • CUENTAN CON JOGGING SET, PANTS y SUÉTER DE CASHMERE, con el corte que eliga el cliente
  • Encontrarás corbatas, perfumes, sacacorchos, y sets de afeitar, entre otros, de la más alta calidad.
  • Las tendencias son la mezcla de lana, seda y lino, y el bucle, más ligero y con el que hacen piezas casuales.

Por Begoña Cosío

PAL