PANORAMA MODA

¡No tengo que ponerme! Dile adiós a tu clóset disfuncional

Si cada mañana te paras frente a tu armario y lo primero que piensas es: ¡No tengo que ponerme!, Muy probablemente la razón se deba al tema del que hablarémos

TENDENCIAS

·
CLÓSET DISFUNCIONAL. Foto: SHUTTERSTOCK

¡No te alarmes! Tú, como cientos de personas sufren de este problema.

Ya que hoy día, la relación que tenemos con nuestra ropa es compleja y por qué no decirlo, un poco tóxica. Es algo tan común que a veces es más fácil hacer como que no pasa nada, y seguir comprando.

Nos hemos convertido en una sociedad que acumula cosas y la ropa ocupa un lugar primordial en la lista. El problema es que a diferencia de coleccionar arte y antigüedades, que tienen un gran valor en el mercado, en cuanto a la ropa se refiere, excepto algunas prendas y accesorios de marcas de lujo óvintage, la gran mayoría tiene un valor temporal que después de unas cuantas puestas acabará olvidada por completo.

Hay tres razones principales por las cuales sufrimos de clóset disfuncional. La primera, la publicidad. Esa idea de que “necesitamos” renovar nuestro guardarropa cada temporada es un concepto de la industria de la moda para producir constantemente y que, a través de los medios, nos seducen para consumir las últimas tendencias. “¡Lo que tienes que tener esta temporada!”, “¡Los colores top del momento!”, “¡Los looks favoritos de las celebridades!”, y así influenciados por el marketing, nos lanzamos a la compra sin tener claro qué es lo que realmente necesitamos, mucho menos si las nuevas tendencias van acorde con nuestro estilo de vida.

La segunda: falta de orden en nuestro clóset. Uno pensaría, "lo que pasa es que es muy pequeño y no tengo espacio", pero la realidad es que el tamaño a veces es sólo una excusa a un problema que no sabemos cómo solucionar.

Lo importante es que esté organizado de manera que sea fácil ubicar nuestra ropa y así dejar de pelearte con los ganchos cada vez que quieres usar un vestido.

Encuentra la manera más inteligente de ordenar tu guardaropa Foto: Especial 

Una forma que funciona para la mayoría de los closets es el método “bodyshape”, en referencia a seguir la silueta del cuerpo humano. Cuando se trate de colgar y doblar ropa, las blusas, tops, vestidos, sombreros y bufandas deben colocarse en las repisas superiores y los pantalones, faldas y zapatos, en los de abajo.

También es importante organizar por categoría y color, de tal forma que cada tipo de prenda se cuelgue por sección, haciendo una gama de claros a oscuros.

La tercera es un poco más compleja y tiene que ver con nuestra necesidad de evadir algún tema emocional, que puede ser desde un simple aburrimiento hasta una carencia emotiva, y que así como a veces acudimos a la comida para sentir un “alivio” temporal, buscamos una gratificación inmediata al estrenar algo que desafortunadamente tiene un efecto eufórico de poca duración y no soluciona nuestro problema real.

Al replantear nuestros hábitos de consumo contribuimos a minimizar el impacto ambiental, así como la posibilidad de administrar de una forma más inteligente el presupuesto que destinamos a las prendas del clóset.

Por Luisa Peña
@luisapena.mx

PAL