CABALLITOS

¿Por qué le decimos "caballito" a los vasos tequileros? Esta es la verdadera razón

En un inicio este singular recipiente no era de vidrio y se tenía que llevar colgado al cuello, esta es la peculiar historia detrás del vaso usado para beber tequila y mezcal

TENDENCIAS

·
Seguramente alguna vez los has usado pero... ¿sabes el por qué de su nombre? FOTO: ESPECIAL

Difícilmente en México existe alguna persona que no haya probado el tequila o el mezcal, pues estas bebidas, cuya denominación de origen es nacional, son los dos destilados más famosos del país. ¿Quién no ha tomado un “trago derecho” a lado de los amigos?

Dichas bebidas suelen servirse en vasitos tequileros que conocemos comúnmente como “caballitos”, nombre que reciben estos pequeños vasos desde el siglo XIX, durante la época de los hacendados en México quienes lo usaban para catar esta bebida en los sembradíos de agave.

Cabe señalar que no todos los destilados de agave pueden recibir el nombre de tequila sino son elaborados en ciertas regiones de México, esto por la denominación de origen que protege a esta bebida nacional.

No todos los destilados de agave pueden recibir el nombre de tequila sino son elaborados en ciertas regiones de México. FOTO: ESPECIAL

¿Por qué le decimos “caballito” al vaso tequilero?

Según datos de la Academia Mexicana del Tequila, este curioso recipiente tiene su origen en México durante el siglo XIX cuando los hacendados dueños de las tierras agaveras supervisaban los trabajos en el campo montando a caballo. 

Estos hombres llevaban consigo dos “guajes”, en uno transportaban agua y en el otro el tequila. Así, cuando se disponían a beber su tequila no lo hacían tomando del “guaje” sino que lo servían en estos curiosos vasos, mismo que en aquella época se solían llevar colgando del cuello y fueron elaborados de diferentes materiales.

Pero a todo esto… ¿Por qué se les dice caballitos? La razón proviene de esta vieja costumbre de los hacendados, pues para catar su destilado servían la bebida de los “guajes” a un cuerno de bovino hueco, usualmente de un toro, el cual limpiaba y pulía para luego llevar colgando al cuello.  

Por ello cuando se les preguntaba la razón de llevar esos cuernos colgando del cuello, contestaban: “Es p’al tequila en el caballito”. Es por ello y desde entonces que  cuando se crea el vasito de vidrio tequilero se opta por nombrarlo como “caballito” en honor a esta tradición.