MONTE EVEREST

Arte y conciencia en el Monte Everst

Ecologista limpian el Monte Everest y con la basura recolectada, crean una exposición artística que haga conciencia en cuidar el Himalaya

Luz oUm niscill estiae volent autam re officil experumqui dolupta nus, iusti doloria. Foto: Especial
Escrito en TENDENCIAS el

El Monte Everest no solo es la cima más alta del mundo. Además de ser el pico más cercano al cielo, con sus imponentes 8 mil 848 metros de altura, se convirtió poco a poco en el depósito de basura más grande del mundo y, al aprovechar el confinamiento por la pandemia de COVID-19, un grupo ecologista recolectó los residuos encontrados allí para reciclarlos y crear una exposición de obras de arte que además hace conciencia sobre el problema ecológico en el Himalaya.

El nepalí Phinjo Sherpa es quien dirige el proyecto de esta exposición artística y él plantea que esta muestra se instale cerca del campamento base, donde todos los alpinistas confluyen antes de iniciar su travesía y que ésta se instale entre septiembre y noviembre del 2021.

A causa de la pandemia de coronavirus se bloquearon las llegadas y salidas a distintos países y el Monte Everest cerró también las expediciones para ascenderlo. Durante casi un año ningún ser humano ha subido a este monte, ni otros de la cordillera del Himalaya, por lo que el Ejército Nepalí inició una campaña para limpiar el sitio.

El Everest, que vio su primera conquista oficial en 1953 con Edmund Hillary y Tenzing Norgay, se convirtió en un destino turístico de los amantes del alpinismo y según la organización Sagarmatha Next, en 1979 fueron 3 mil 600 montañistas extranjeros los que ascendieron, pero en el año 2018 la cifra se multiplicó a 60 mil expedicionistas.

Todos ellos, para lograr la hazaña de encontrar la cumbre del Monte Everest, cargaron con alimento, tiendas de campaña botellas de agua o tanques de oxígeno que en el descenso, los agotados expedicionarios dejaron poco a poco en el camino. 

En más de 60 años de ver a hombres y mujeres decididos a conquistar sus cumbres, el Monte se ha llenado de deshechos y para evitar que incrementen los índices de basura en él, algunas agencias de viaje cobran un depósito de 4 mil dólares que se les devuelve al comprobar que regresan con todos los elementos con los que ascendieron, además en los poblados cercanos se promueve la campaña ‘Carry Me Back’ (Llévame de vuelta) para promover que los alpinistas no dejen residuos en el más grande monumento creado por la naturaleza.

EL DATO

Múltiple responsabilidad. Las adversidades en torno a crear una estrategia homogénea para dejar limpio el Monte Everest y su entorno radican además en que convergen a sus pies distintos países: Nepal, China y Tíbet

EL DATO

Buscan prevenir. El cambio climático provoca que los glaciares se derritan rápidamente. Se estima que dos tercios de ellos podrían desaparecer si no se reducen rápidamente las emisiones de CO2, situación que incrementa el riesgo de avalanchas.

140 Toneladas de residuos hay en el Everest

 

 

dza