PANORAMA MODA

Diseño mexicano en la Expo 2020 Dubái

La próxima semana inicia Dubái Fashion México, exploramos la importancia de dar a conocer el talento nacional

TENDENCIAS

·
PANORAMA MODA. Foto: Especial

Del 14 al 19 de noviembre se llevará a cabo el Dubái Fashion México, en el marco de la Exposición Mundial, con la participación de México Expo 2020 Dubai. Un espacio que estará dedicado a la moda mexicana, bajo la dirección de Brenda Jaet.

Siete diseñadores mexicanos presentarán sus piezas por medio de seis pasarelas, en distintos puntos de Dubái. Con la participación de Carlos Pineda, Jasive Fernández, Benito Santos, Lydia Lavín y Montserrat Messeguer, Armando Takeda y Pineda Covalín la propuesta de talento nacional promete brillar en lo más alto.

Fotos: JDS Agencia

Brenda Jaet, directora de Dubái Fashion México nos adelantó sobre este proyecto:

¿Cómo empieza el proyecto de Dubai Fashion México?

Se va a llevar a cabo la EXPO 2020 Dubai y es de ese año porque se va a conservar el nombre igual que como estaba planeado. Me enteré que se va a realizar porque le dieron la agenda cultural a un muy buen amigo con el cual comencé a platicar del evento, se nos ocurrió que se debería incluir la industria de la moda. Yo llevo 20 años en la industria de la moda y en otros países sí se incluye a la moda en esta clase de exposiciones, aunque son muy pocos, pero en México nunca se había incluido. Le ofrecimos la propuesta a la Subsecretaria Martha Salgado y nos dieron permiso de hacerlo. Cada semana es un tema distinto, la semana a la que nosotros vamos es el tema de tolerancia e inclusión. Lo elegimos así porque la industria de la moda se había estado inclinado hacia la intolerancia y la exclusión, por las modelos muy flacas con ciertas características que debían cumplir para tener un cierto perfil. La narrativa de esta industria ha cambiado a lo largo de los años, lo que ahora está de moda es la inclusión, las modelos plus size o con ciertas características por las que antes era inimaginable que se les llegara a considerar modelos. Es poner nuestro granito de arena y tratar de cambiar la narrativa. Normalmente en México y en las comunidades que intervienen en la industria de la moda son personas que siempre han sido excluidas, es muy padre que a través de esta plataforma podamos ser inclusivos. Las modelos que elegimos no son las que verías normalmente, tratamos de escoger de todas las tallas, tamaños y etnias que pudimos encontrar, desde ahí estamos partiendo.

¿Cómo eligieron a los siete diseñadores?

Me hubiera gustado que fueran más, pero por cuestiones de presupuesto no se podía, en realidad eran solamente seis diseñadores. El último que se unió fue Pineda Covalin, él me habló para unirse, hizo el trabajo que todos llevaban haciendo durante meses y lo hizo en una semana, él decidió cubrir sus gastos para poder unirse. La forma de elegirlos fue muy interesante: Primero tenían que ser mexicanos, y que creen y produzcan en México. Segundo, que tengan algún impacto social, que trabajen con una fundación o que se involucren con alguna comunidad de indígenas o de mujeres de escasos recursos. Por último, que tuvieran la infraestructura para poder crear una colección para Dubai. Todos ellos cuentan con una infraestructura que les permite cumplir con todos los compromisos que ya tienen, además de la colección para Dubai. Algo que también queríamos es que fueran diseñadores que estén en distintas partes de su carrera, algunos diseñadores emergentes y otros que ya llevan tiempo en la industria.

¿Qué es algo que admiras de cada uno?

A todos los admiro mucho, son tan diferentes que cada uno tiene algo que me enamoró de ellos y es lo que me gustaría que la gente conozca. Estoy segura que si la gente conociera lo que hay detrás de cada pieza, difícilmente la gente no querría tener una pieza de ellos.

Carlos Pineda: Me encanta su personalidad, es como un solecito. Siempre está de buenas, trae esas ganas de vivir, es colorido, es como un arcoiris y eso lo refleja en sus diseños. Es el ser más educado que hay, tornado hacia su familia. Sus diseños son excelentes, los puedes poner al derecho y al revés, y están igual de bien cosidos. Me encanta su empuje de un chavito de esa edad, porque es el más joven.

Jasive Fernández: Es una business woman hecha y derecha. Ella me habló a mí por medio de nuestro Instagram, me encantó su aproche y su seguridad. Yo no la conocía y después de eso le tuve que marcar para conocerla y me encantó. Ella empezó al revés, primero hizo el negocio y ya desde hace varios años vende en España, en El Corte Inglés. Es muy famosa fuera de México y ya tiene su negocio bien establecido aquí también; esta es la primera vez que hace alta costura. Otra cosa que me encantó de ella es que apoya mucho a las mujeres, ella viene de una familia de puras mujeres. Ella iba personalmente a las fábricas donde trabajaban las mujeres para ver las condiciones en las que se encontraban trabajando.

Benito Santos: Su historia es maravillosa, es el ejemplo de “poder es querer”.  La disciplina y ética de trabajo que tiene es admirable. Para él no existen los fines de semana o los horarios, un cliente es un cliente en cualquier momento. Él es médico de profesión, porque él no sabía que existía la industria de la moda. Es de un pueblo por Guadalajara y dice que ahí solo podías ser maestro o abogado. Cuando se va a trabajar de médico es cuando descubre la industria de la moda y se fue a estudiar moda. Para él no hay fronteras y sabe sus limitaciones. No es un hombre de negocios, entonces puso a su hermano en esa área. Es un hombre de familia, muy agradecido y humilde, no se le olvida de dónde viene y es trabajador como muy poca gente que hayas visto.

Lydia Lavín: Ella ha hecho cosas increíbles por la industria de la moda. Es catedrática, lleva 40 años en la industria de la moda. Ella empezó con la carrera de Diseño Textil en la Ibero, es de las mujeres que más saben de la industria y de la historia de nuestra moda. Ella hizo algo impresionante, tiene bajo su tutela a 3,000 mujeres indígenas y ella les enseñó cómo cobrar. Ellas perdían dinero cuando cobraban porque no sabían sumar ni restar, no sabían cobrar su trabajo y tiempo. Ella ideó un método para que las mujeres ganen por su trabajo. Ha hecho muchísimas aportaciones, pero esa se me hace la mayor.

Montserrat Messeguer: Es increíble lo que hace, es hija de Lydia Lavín, entonces tiene muy buena escuela. Ella empezó a trabajar con los artesanos que producen piel en el norte del país, ella hace piel sustentable. Ella se empezó a cuestionar qué pasa con los ex reos que nadie les da trabajo, vió ese nicho y los jaló. En lugar de seguir por la misma insignia de su mamá, creó su propia marca. Tiene un sello muy vaquero, muchos piensan que los cowboys son algo solo de Estados Unidos, pero el vaquero es mexicano también, del norte del país. Hacer cosas de piel no es fácil y ella lo hace muy bien.

Armando Takeda: Es otro estilo que no cualquiera entiende. Siento que es un estilo que a los mexicanos nos cuesta mucho trabajo entender, porque somos mucho de entre más, mejor, nos gusta colgarnos todo. Él es muy minimalista, trabajó directamente con Mcqueen. Se pudo haber quedado a trabajar en Europa o Japón, porque tiene puntos de venta allá, a su esposa la conoció trabajando allá y tenía muy buenos puestos, pero como mexicano siempre quieres regresar a casa. Él allá hacía ropa para hombres y para mujeres, cuando llega a México empieza a trabajar más en la moda andrógina, que no tiene género. En Europa y en Japón es una moda muy conocida, pero en México apenas empieza a llegar. Tiene su grupo de fans muy marcado, es muy sustentable, por ejemplo: hace piel de nopal. Es alguien que no se olvida de sus raíces, va a las comunidades indígenas y si decide trabajar con alguna de ellas, se queda a vivir con esa comunidad. En cada una de sus prendas viene la foto de la persona que intervino en su prenda, para que los conozcas más.

Ricardo Covalín (Pineda Covalin): Lo adoro, somos amigos desde chiquitos. Lo que más me ha gustado de él es que ha tenido ese business mind desde el principio. Hay que seguirle mucho los pasos, lleva 25 años en el mercado y comenzó cuando no era “cool” traer algo mexicano, cuando todos queríamos lo gringo. Él empezó poniendo sus tiendas y exportando sus productos, ya tiene más de 100 puntos de venta. Yo le admiro esa tenacidad y visión de haber encontrado un producto que sigue pegando, puedes tener una pieza de hace varios años y sigue de moda. Encontró un clásico que es identificable en cualquier parte del mundo.

Fotos: JDS Agencia

La colección que se va a presentar en Dubai, ¿Es la misma que se presentó aquí en México?

No, aquí todos tenían que presentar bajo la temática México y para Dubai la temática es libre. Probablemente algunos lleguen a presentar una que otra pieza que también se presentó aquí, pero de lo que he visto, nadie.

Para ti, ¿cuál es el objetivo de llevar la moda mexicana a Dubái?

Principalmente mostrar la calidad en manufactura, la creatividad de nuestros diseñadores, posicionar a México como una industria de moda que tiene ofertas de alto nivel y atraer inversiones a México para que se desarrolle esta industria. Queremos encontrarles puntos de venta allá, eso es lo que a mí me encantaría. Es un sector incluyente, una potencia de ser un nuevo eje rector para la economía del país, pero para eso necesitamos que no solo se sume el gobierno, sino también empresarios. No es suficiente que nuestros diseñadores tengan la mentalidad de negocio, se necesita meter toda la industria atrás como han hecho otros países.

Fotos: JDS Agencia

¿Quiénes están invitados a estas pasarelas? ¿Cómo se eligieron las locaciones?

Brenda: Al no hacerlo en el Pabellón de México, vamos a traer mucha más gente. Todavía no te puedo decir dónde son, pero cualquier persona que esté en la Expo puede asistir. En la agenda de la expo va a venir anunciado el desfile de ese día según el diseñador. Las locaciones se eligieron con base en los países que nos brindaron apoyo y que buscan tener negocios juntos.

Hasta el día de hoy, ¿cuál ha sido el reto más grande para ti en este proyecto?

Primero fue que los diseñadores entendieran realmente el concepto y que nos tuvieran la confianza. El reto fue elegir tan pocos diseñadores habiendo tanto talento en México, y crearlo con un presupuesto tan reducido. El segundo, crear seis espectáculos distintos, son seis porque Lydia y Montserrat van en el mismo día, crear todo desde lejos sin tener un equipo es muy difícil. El no conocer allá, varias veces nos trataron de ver la cara, pero al final han salido cosas increíbles. Por ejemplo, aquí en México, Sephora nos dió el maquillaje y el peinado, realizamos un intercambio. Habíamos pensado que iba a ser lo mismo en Dubai y Sephora Dubai no quiso. El día que hicimos el desfile aquí en México se me acercaron tres personas que quedaron fascinadas con todo el proyecto, estas personas se dedican a maquillaje y peinado. Me dijeron que ellos se pagaban todo en Dubai y que los podíamos usar para las pasarelas de allá, siempre y cuando los invitáramos a todos los eventos. A mí se me había olvidado eso, y cuando me di cuenta que no teníamos ni patrocinador ni nada en Dubai para maquillaje y peinado, les hablé a ellos y les pregunté si podían sacar todos los días 13 modelos sin poderles pagar y me dijeron que sí. Y así se ha ido uniendo la industria de la moda y ha sido algo increíble. Todos se han dado cuenta que no es por el negocio de estos siete diseñadores, sino en un futuro cada vez van siendo más y esto es la puerta que se está abriendo para los demás.

Además de las pasarelas, ¿habrá más iniciativas para impulsar la moda mexicana durante la exposición?

Brenda: Sí, en esa semana de la cuál yo soy directora, lo que estamos haciendo es realizar una pequeña agenda dentro de lo que se pueda para hacer negocios, y queremos hacer un intercambio con las universidades para que puedan ir a dar pláticas y conozcan a otros diseñadores. Una semana antes es Dubai Fashion Week, ya me puse en contacto con la directora y lo que quiero es que se conozcan entre los diseñadores para ver qué puede surgir, si pones dos creativos juntos puede que se les ocurra algo increíble.

¿Cuál ha sido la labor de Marco Corral en este proyecto?

Marco Corral y yo hacemos muy buena mancuerna, hay muchas cosas que piden tanto la expo como los gobiernos para los diseñadores, entonces toda la relación con los diseñadores ha sido muy buena ya que él se encarga de toda esa área. La elección de las modelos, los tiempos de la pasarela, los peinados, el maquillaje, todo eso lo ha tenido que ver Marco.

¿Te has encontrado con un choque cultural entre México y Dubái?

Hasta ahorita casi no, pero por ejemplo, en cuestión de la vestimenta, no podemos enseñar los hombros. Todo lo demás hasta ahorita ha sido muy similar. Pero una vez estando allá, realmente veremos si hay un choque cultural o no. En realidad, en la Expo te puedes vestir como quieras, pero como vamos a llevar prensa local y algunos invitados incluyentes de allá, no los queremos ofender. Al final es su país y son sus reglas, no queremos ofenderlos con algún diseño o que no quieran publicar ciertas prendas por lo mismo. Creo que como diseñador está padre también tener ciertas limitantes, es un reto que tienes.

Hasta el día de hoy, ¿cuál ha sido tu mayor satisfacción y mayor orgullo en el camino que llevan recorrido?

El día del desfile del 22 de octubre, después de los corajes, las risas, sacrificios, las noches sin dormir, cuando vi todo en escena ya todo junto, no te puedo explicar lo que sentía en ese momento, quería llorar y reír al mismo tiempo. Solo lo quería disfrutar, me sentía muy feliz. El sentir el apoyo de mis colegas y de gente de la industria fue algo increíble. El sentir que estás ayudando a una industria y a tanta gente, porque hay que tener en mente la gran cadena que hay detrás de la industria de la moda. Eso yo creo que es lo más importante, el realmente pensar la cantidad de personas que comen de esta industria, desde la persona que siembra el algodón, el que maneja la camioneta que va a entregar los vestidos al almacén, las personas que trabajan en las maquilas, las costureras, hasta los diseñadores. Solo ven la parte de arriba y no ven toda la cadena que hay detrás y cómo esto puede reactivar nuestra economía. No estoy llevando la moda tradicional mexicana, estoy llevando la moda contemporánea, que es lo que la gente usa en el día a día. Sí tiene una historia y nuestro toque cultural, es moda que se vende y que es fácil que la gente la use en su diario vivir.

Fotos: JDS Agencia

¿Tú te vas a vestir de algún diseñador?

De todos, cada uno me mando alguna pieza. Me mandan cosas tan bonitas que no sé ni qué me voy a poner porque todo está hermoso. Yo casi siempre traigo puesto algo mexicano, pero no hay nada más padre que traer algo que tenga significado. El ver tu suéter o tu pantalón y saber quién lo hizo y de dónde viene, es increíble. Se empieza desde casa, mientras empecemos a apoyar la moda mexicana, es un negocio que va a crecer y van a ir bajando los precios. Hay mucha ignorancia empezando por México, muchas veces las personas extranjeras tienen más conocimiento de nuestra industria que nosotros mismos. Esto se da por la tendencia que traíamos sobre el malinchismo, pero eso ya ni siquiera está de moda. Podemos mezclar, pero se me hace increíble conocer las historias de lo que uso y apoyar a mi país que tanto me ha dado. La Mariposa Monarca es el símbolo del pabellón de México. La mariposa todos los años emprende kilómetros de vuelo, pero igual que los mexicanos, al final siempre regresan a casa. Es raro que un mexicano se vaya y no quiera regresar, siempre volvemos.

  • La mariposa monarca es el símbolo del Pabellón de México, el cual dirige Bernardo Noval, que recuerda la migración y el regreso a casa.
  • La Secretaría de Relaciones Exteriores, con la ayuda de Martha Delgado, impulsan la iniciativa para ayudar a la moda mexicana.
  • Entérate de todos los detalles en el IG @dubaifashionmexico donde encontrarás los horarios y agenda de las pasarelas
  • 7 DISEÑADORES TENDRÁN PASARELAS.
  • 14 DE NOVIEMBRE COMIENZA DUBÁI FASHION MÉXICO.

Por Begoña Cosio

PAL