¿Cómo afecta el humo del cigarro a mi PERRO?

¿Cómo afecta el humo del cigarro a mi PERRO?
¿Cómo afecta el humo del cigarro a mi PERRO?
¿Cómo afecta el humo del cigarro a mi PERRO?
¿Cómo afecta el humo del cigarro a mi PERRO?

El humo del tabaco afecta tanto a la personas que fuman como a las personas y animales que no lo hacen, considerándose así pues a estos como fumadores pasivos.

Si fumamos o entramos en lugares con humo, nuestro perro se convertirá en un fumador pasivo, volviéndose perjudicial para tu mascota.

[nota_relacionada id=1173605]

El increíble sentido del olfato de los perros hace que su percepción del humo sea hasta cien veces superior a la nuestra. El humo del tabaco contiene altas dosis de monóxido de carbono entre mucha cantidad de toxinas cancerígenas cómo el naftaleno, benceno o tolueno.

Foto: Especial

Así que si nuestro perro entra y respira el mismo aire de una habitación donde se está fumando o fumaron, estará respirando toda esta cantidad de sustancias nocivas para su salud.

[nota_relacionada id=1160676]

Las enfermedades producidas por el humo del tabaco son:

  • Conjuntivitis producida por el contacto del humo en los ojos, que le provoca irritación constante que puede derivar en infección ocular
  • Irritación del sistema respiratorio causando enfermedades derivadas tales como bronquitis, faringitis o algunos tipos de cáncer que se dan sólo en perros.
Foto: Especial
  • Problemas de corazón, tales cómo arritmias o insuficiencias cardíacas. Siempre asociadas al humo del tabaco.
  • Para proteger a tu perro de los peligros del humo del tabaco, debemos evitar que se convierta en un fumador pasivo.
[nota_relacionada id=1149933]

Sigue estas recomendaciones para que tu mascota no se enferme por ser fumador pasivo:

  • No dejes a tu perro en una habitación donde entén fumando. Evita siempre que respire humo de tabaco.
  • No fumes en el coche si tu perro te acompaña, aunque abras las ventanillas, el humo siempre está en el aire y se impregna en el interior.
  • Si tu eres el fumador, adquiere una buena costumbre y fuma siempre fuera de la casa. No dejes que el humo del tabaco invada tu hogar.

Y por último nunca dejes que alguien que está fumando le eche el humo a tu perro. ¡Protégelo!

Foto: Especial
[nota_relacionada id=1148929]

Por Redacción Digital El Heraldo de México

eadp

Escucha y descarga todos los episodios de ¿Qué fue de…?


Compartir