Haz tu denuncia aquí

Deshielo en Groenlandia en 2019 eleva el mar 2,2 milímetros

TENDENCIAS

·

Durante el verano ártico excepcionalmente cálido de 2019, Groelandia perdió 600 mil millones de toneladas de hielo, suficiente para elevar el nivel del mar en 2,2 milímetros en sólo dos meses, según muestra un nuevo estudio.

Dirigido por científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la Universidad de California, Irvine, el estudio también concluye que la Antártida continúa perdiendo masa, particularmente en el Mar de Amundsen y la Península Antártica, en la parte occidental del continente; sin embargo, esas pérdidas han sido parcialmente compensadas por las ganancias del aumento de nevadas en el noreste.

[nota_relacionada id=926709]

“Sabíamos que el verano pasado había sido particularmente cálido en Groelandia, derritiendo cada rincón de la capa de hielo”, dijo la autora principal Isabella Velicogna, científica sénior del proyecto en JPL y profesora en la UCI. “Pero los números realmente son enormes”.

Por contexto, las pérdidas del verano pasado son más del doble del promedio anual 2002-2019 de Groelandia.

“En la Antártida, la pérdida de masa en el oeste continúa sin cesar, lo que conducirá a un aumento aún mayor en el aumento del nivel del mar”, dijo Velicogna en un comunicado. “Pero también observamos una ganancia de masa en el sector atlántico de la Antártida Oriental causada por un aumento en las nevadas, lo que ayuda a mitigar el enorme aumento en la pérdida de masa que hemos visto en las últimas dos décadas en otras partes del continente”.

Ella y sus colegas llegaron a estas conclusiones en el proceso de establecer la continuidad de los datos entre la misión satelital GRACE (Gravity Recovery y Climate Experiment) y su sucesor, GRACE Follow-On.

Estas misiones fueron diseñados para medir los cambios en la atracción gravitacional de la Tierra que resultan de cambios en la masa, incluido el agua. A medida que el agua se mueve alrededor del planeta, fluyendo corrientes oceánicas, derritiendo hielo, cayendo lluvia, etc., cambia la atracción gravitacional muy ligeramente. Los científicos usan las mediciones precisas de estas variaciones para monitorear las reservas de agua de la Tierra, incluido de hielo polar, los niveles globales del mar y la disponibilidad de agua subterránea.

La primera misión GRACE se lanzó en 2002 y se retiró en octubre de 2017. GRACE-FO, basado en tecnología similar y diseñado para continuar el registro de datos de su predecesor, fue lanzado en mayo de 2018. Debido a esta breve brecha, el equipo del estudio utilizó datos independientes para probar y confirmar que los datos de GRACE y GRACE-FO sobre Groelandia y la Antártida fueron consistentes.

El estudio se ha publicado en Geophysical Research Letters. [nota_relacionada id=926674]

Por: Europapress

cvg