Haz tu denuncia aquí

¿Qué es el fentanilo, por qué causa adicción y cuáles son los daños a la salud?

TENDENCIAS

·

El fentanilo es un narcótico usado como analgésico y anestésico, considerado además el opiáceo más potente disponible para el uso médico, lo cual puede llegar a generar adicción en quienes lo consumen.

Se receta para tratar el dolor asociado al cáncer, entre otras enfermedades; también se inyecta, se aplica en parches y se toma en pastillas.

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos lo considera 50 veces más poderoso que la heroína y hasta 100 más que la morfina.

¿qué son los opioides?

Los opioides son un tipo de medicamento que son de uso común pues ayudan a aliviar el dolor; funciona reduciendo la cantidad de señales de dolor que el cuerpo envía al cerebro. 

Envío de fentanilo. FOTO: Cuartoscuro
Envío de fentanilo. FOTO: Cuartoscuro

Su uso es más común de lo que imaginamos pues a menudo los médicos lo recetan para aliviar el dolor de muelas, para procedimientos odontológicos; también en lesiones, cirugías e incluso para aliviar la tos.

El medicamento es seguro cuando se usa correctamente, sin embargo hay personas que no siguen las instrucciones de su médico y otras más que abusan de su consumo hasta volverse adictas.

La adicción al fentanilo deriva de no dar un seguimiento oportuno al tratamiento médico.

La adicción 

La Agencia Antidrogas estadounidense asegura que el fentanilo que consumen los adictos de Estados Unidos proviene, sobre todo, de México, pues es ahí en donde se han desmantelado laboratorios.

Su consumo ha dejado ya cientos de muertes en EU debido a que es muy solicitado por sus efectos más fuertes que la heroína; pero si se consume en la misma medida puede provocar una muerte casi instantánea por sobredosis.

Los efectos en un consumidor adicto son parecidos al de la heroína, ya que se altera el cerebro creando endorfinas artificiales. Además de bloquear el dolor, estas endorfinas lo hacen sentir bien. 

Una vez que el cerebro hace esto, puede incluso dejar de producir sus propias endorfinas. 

Por Redacción Digital El Heraldo de México 

mypr