Haz tu denuncia aquí

Protégete así contra el robo de identidad; si ya eres víctima, ve qué hacer

TENDENCIAS

·
El robo de identidad es uno de los delitos que va en aumento día con día. De acuerdo con el Banco de México (Banxico), nuestro país ocupa el octavo lugar a nivel mundial en esta práctica.

¿Qué es el robo de identidad?

Este delito se entiende cuando una persona obtiene, transfiere, posee o utiliza de manera no autorizada datos personales de alguien más, con la intención de asumir de manera apócrifa su identidad y realizar compras, obtener créditos, documentos o cualquier otro beneficio financiero en detrimento de sus finanzas.
  • Por lo menos, 400 mil personas son víctimas cada año de robo de identidad: Condusef
Los elementos personales son: nombre, teléfono, domicilio, fotografías, huellas dactilares, números de licencia y seguridad social, así como números de tarjetas de crédito y cuentas bancarias, nombres de usuario y contraseñas. De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en un 67% de los casos se da por pérdida de documentos, 63% por robo de carteras y portafolios y 53% por información tomada directamente de una tarjeta bancaria.
  • 90% de las personas tienen en su cartera información suficiente para ser víctimas de robo de identidad: Condusef

Medidas preventivas

Estado de cuenta o consulta de movimientos: Verificar con constancia los movimientos que se realizan. En caso de detectar compras o pagos de servicios y no se recuerde haberlo hecho, se debe comunicar con la institución bancaria para reportarlo. Contraseñas: Utilizar claves que no se relacionen con datos personales como fechas de nacimiento, números telefónicos o nombres de familiares. Se deben utilizar combinaciones alfanuméricas y alternarlos con mayúsculas y minúsculas; de ser posible, agregar un signo. Parece complicado, pero es mejor a perder dinero y tiempo en aclaraciones. Eliminar documentos: Es menester destruir todo aquel documento que contengan información personal o financiera como tarjetas de crédito vencidas o recibos bancarios que no necesites. Resguardo de documentos: Todos los documentos personales, archivos, NIP, contraseñas y claves dinámicas, deben conservarse en un lugar seguro para evitar que caigan en manos de extraños. Correos electrónicos: En caso de detectar correos electrónicos sospechosos de alguna institución bancaria, comercial o de que se recibió algún premio, no se deben abrir y borrarlos de inmediato y en caso de hacerlo, no abrir ligas anexas. Conexión a sitios web: Cuando se ingrese a alguna página web se debe verificar que sea oficial. Se debe desconfiar de esta si pide datos personales y bancarios. En caso de tener la intención de realizar compras a través de Internet, se debe verificar que la liga tenga el protocolo de seguridad https. Uso de contraseñas: Estas se deben proteger celosamente. Nunca se deben enviar por correo electrónico. Correspondencia: En caso de recibir información o invitaciones en los que tengas que compartir tus datos personales a cambio de promociones o regalos, es mejor desecharlos. Computadoras: No se debe utilizar equipos públicos para realizar movimientos bancarios o compras por Internet. Esto, porque la información puede quedar guardada en el ordenador con el uso de un software malicioso. Compras por Internet: Asegurarse de que el sitio sea seguro y confiable. El proveedor debe informar su identidad, denominación legal, política de venta y privacidad, así como datos de su ubicación física. En caso de haber caído en las garras de estos delincuentes, se pueden seguir los siguientes pasos: Se debe presentar la reclamación ante la Condusef para recibir la asesoría necesaria para bloquear el buró de crédito e iniciar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público para evitar posibles repercusiones legales. Llamar de inmediato a los bancos o establecimientos comerciales en los que se tiene cuenta e informar de la situación para evitar mayores daños. Se debe pedir la cancelación de las tarjetas y levantar la emisión de una “alerta de fraude”. Solicitar un reporte especial de crédito. En caso de identificar algo anormal, notificarlo de inmediato a la Sociedad de Información Crediticia (SIC). Las entidades que brindan el apoyo son: Condusef, Profeco y la Policía Federal.