Moda mexicana a la conquista del mundo

TENDENCIAS

·
  Con la frase Mexico is the shit, el diseñador Anuar Layón conceptualizó lo que la moda mexicana transmite hoy al mundo: innovación, tradición e identidad. No hay de otra: si México quiere ir por el mercado internacional, primero debe reconocerse, apreciarse y promoverse entre sus fronteras. Los primeros pasos se han dado. De acuerdo con José Manuel Martínez Cabrera, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), el sector creció el doble que la economía nacional en 2016 (4.5%) motivado, en parte, por el movimiento #HechoEnMéxico. Sin embargo, para Beatriz Calles, directora general del Mercedes Benz Fashion Week, es una etapa de evolución:
La creciente tendencia nacionalista es buena para diseñadores y empresarios. Hay un importante reconocimiento en el exterior al trabajo de nuestros diseñadores”, dijo Beatriz Calles, directora general del Mercedes Benx Fashion Week.
Y es que México no deja de dar buenas noticias. Hace no más de un año que los diseños de Vero Díaz y Armando Takeda obtuvieron stands permanentes en Saks México, lo cual demuestra la confianza de las firmas internacionales en el talento nacional. Pilar de la moda, con más de 20 años de experiencia, Macario Jiménez vislumbra un panorama positivo:
Nos tomó muchos años estar donde estamos. La industria ya camina, pero aúnno corre. Nuestra moda está dejando de ser un mercado de nicho y es cada vez más comercial", añadió Macario Jiménez.
[caption id="attachment_46988" align="alignnone" width="533"] MACARIO JIMÉNEZ[/caption] MÉXICO DIGITAL El e-commerce ha hecho su trabajo. Según la agencia de investigación TodoRetail, la moda se coronó como reina de las ventas en línea en México, con el 53% de los 160 mil millones de pesos vendidos durante el último año. Como fundador y CEO de Compra Moda Nacional (CMN), la primera tienda en línea de diseñadores mexicanos, Juanchi Torre Hütt se ha de dedicado desde 2010 a enaltecer a los protagonistas del sector: “La situación con el país vecino nos ha hecho conscientes de nuestro poder. En CMN derrumbamos el mito de que la confección mexicana no está a la altura del consumidor global. Seleccionamos marcas con propuesta, calidad y un sello distintivo. Cuando las encontramos, no nos importa lo pequeñas o grande que sean; les damos difusión”. [caption id="attachment_47006" align="alignnone" width="414"] JUANCHI TORRE[/caption] A pesar de esto, a México le espera un largo viaje para posicionarse entre las capitales de la moda del mundo. Para Benito Santos, quien llevó a Ximena Navarrete a coronarse como Miss Universo (2010) con uno de sus diseños, el talón de Aquiles de la moda mexicana está en que los creadores no combinan óptimamente el diseño con el negocio: “Debemos lograr que la gente vea al diseño nacional como una primera opción y eso sólo lo haremos con estrategias efectivas de comercialización y mercadotecnia”. [caption id="attachment_46998" align="alignnone" width="533"] BENITO SANTOS[/caption] EL NEGOCIO José Manuel Martínez Cabrera, presidente de la Canaive está convencido de que la inducción a los negocios debe venir desde las aulas: “Algunos diseñadores no se dan cuenta de la importancia de tener un plan de negocio. Las universidades deben integrar materias relacionadas con eso”. Con formación en los talleres de Alexander McQueen e Isabel Marant, Alejandra Quesada lleva más de 10 años consolidando su marca en México y Asia y no le ha sido fácil producir: “Es difícil encontrar desde materias primas hasta confeccionistas de alta calidad. Muchos lo hemos soluciona do fuera del país, lo cual eleva costos y aleja dinero de nuestras fronteras”. Cristina Pineda, fundadora de Pineda Covalín, ve un factor determinante en los próximos años: “La tendencia es la diferenciación. La moda se consolidará con innovación”. [caption id="attachment_47002" align="alignnone" width="683"] CRISTINA PINEDA[/caption] Así, la industria realiza esfuerzos increíbles para llegar al público global que, poco a poco se adentra en el pro ceso creativo de lo hecho en México. POR: MIRIAM LIRA