Tecnología: mitos sobre guardar archivos en la nube 

A pesar de la rápida adopción del cómputo en la Nube y su impacto positivo en las empresas, todavía existen algunos mitos erróneos alrededor de la implementación y ejecución de soluciones en la nube

Tecnología: mitos sobre guardar archivos en la nube 
Los procesos de TI tradicionales no corresponden con la velocidad que se necesita actualmente Foto: Pixabay

Aunque todavía es algo que genera incertidumbre, el servicio en la nube avanza de forma interesante en el mundo, por ello es necesario que ya sea tanto de forma individual como empresarial, que se conozcan las ventajas que ofrece este servicio. 

A pesar de la rápida adopción del cómputo en la Nube y su impacto positivo en las empresas, todavía existen algunos mitos erróneos alrededor de la implementación y ejecución de soluciones en la nube. 

Por lo anterior, te mencionamos algunos mitos que se tienen sobre el guardado de información en este medio que no te dejan aprovecharla al máximo. 

La nube no es segura

Existe una concepción generalizada de que el Cómputo en la nube no es seguro porque se aloja en servidores externos. Sin embargo, la seguridad en la nube abarca varios controles, normas y procedimientos que se utilizan para proteger los datos, las aplicaciones y la infraestructura basada en la nube. Y a pesar de que los proveedores ponen en práctica medidas de seguridad para proteger la privacidad y seguridad de los datos, es un esfuerzo conjunto en el que tanto el cliente como el proveedor tienen responsabilidades.

Elegir adecuadamente una contraseña, cifrar los datos en la nube, utilizar de manera correcta los servicios y en general, aplicar mejores prácticas de seguridad al momento de configurar las aplicaciones puede proporcionar varias capas de seguridad extra.

La nube es demasiado cara

La nube suele disminuir costos a las empresas gracias a la reducción en costos de adquisición y el almacenamiento masivo, pero hay otras razones para migrar a esta tecnología, como la agilidad. De acuerdo con una encuesta realizada por Gartner, el ahorro de costos representa sólo el 14% de las razones por las que las organizaciones utilizan la nube pública; sin embargo, esto no quiere decir que sea un servicio caro o poco asequible.

Primero, hay que entender que el proveedor es el que dispone de la infraestructura de los servidores, por lo que no habrá costos de instalación para la empresa, lo que representa un gran ahorro. A esto hay que sumarle el ahorro en todos los gastos ocultos derivados del mantenimiento: el consumo, refrigeración, conexión, personal técnico, etc.

La nube no es para mí

Cualquier organización puede hacer uso del Cómputo en la Nube, independientemente de su tamaño o su industria. La nube es escalable para todo tipo de necesidades, ya que crece junto al negocio y se adapta a sus requerimientos. 

Desafortunadamente, los procesos de TI tradicionales no corresponden con la velocidad que se necesita actualmente, y para ser competitivos hay que conseguir reducir la duración de algunos procesos de negocio de días o semanas, a minutos. 

Se pierde el control de la información 

Se tiende a pensar que la nube restará acceso a la información o recursos; sin embargo, el concepto clave aquí es “desde cualquier lugar y en cualquier momento”. Ese es el tipo de acceso que se gana con esta tecnología. Con una aplicación y una conexión a internet, tanto los colaboradores como los empleados pueden acceder a ésta cuando lo necesiten.

También permite conectar todas las sucursales de una compañía y todos los ordenadores fijos y portátiles de forma integrada y en tiempo real, por lo cual, los datos de la empresa se vuelven en un sólo núcleo de información que puede ser visualizado y modificado de forma rápida y sencilla desde cualquier parte.

dhfm


Compartir