La política del tuit

Tan simplista o absurdo como suene, hacer política en 140 caracteres ha funcionado para Trump, quien usa tuits para comunicar, confundir y dominar agenda