Las juezas del diablo

Cristina Rosello y Silvia Araceli García Lara deben ser investigadas porque hay pruebas de que la última fue más allá de la extralimitación de sus funciones