El tío Nacho

El tío Nacho nunca se sintió víctima de nadie. Hasta el fin, cuando jalaba aire por la boca, se hizo responsable de su enfermedad