México pierde su “soft power”

El poder blando se construye de varios componentes que otorgan prestigio a un país en la escena internacional, como sus políticas culturales y económicas