La medida de nuestra resiliencia

México ha desarrollado una capacidad natural para resistir y sobreponerse a las tragedias. Acostumbrase a ello no es una virtud sino un accidente extraño