El limbo

Si no sucede nada extraordinario, el Sistema Nacional Anticorrupción correrá la misma suerte que el resto de las reformas estructurales.