Sirenas encubiertas

Todos tenemos esa fantasía, la de perder el vuelo de vuelta a casa, deshacer la maleta y pedir trabajo en ese bar de mariscos al lado de la playa para vivir más relajados... para vivir.