De machín, ¡nada!

Me siento engañada viendo a Miguel Ángel Silvestre hacer sexo explícito con otro hombre en Sense8. ¡Ahí muere, ya no lo quiero ver, me desilusioné!