Una solución equivocada

La segunda vuelta electoral ha sido particularmente vista como la respuesta ante nuestra frágil democracia. Sin embargo, tenemos problemas que no resolvería