Qatar, el ultimátum

El bullying contra Qatar no es sostenible ni justifica provocar una crisis en una región de inestabilidad crónica