Y cuando termine el verano, ¿qué?

¡Agárrense porque se nos vienen los verdaderos caballos de Troya!