Una veneración preocupante

La definición de "Dios Emperador" y su identificación con posiciones extremas son una señal más de la profunda polarización política estadounidense