Las Naciones-Estado rechazan los regionalismos

El problema es en qué medida un país puede considerarse democrático y civilizado y lidiar al mismo tiempo con separatismos