País de culpables

Los viejos vicios del sistema siguen vigentes; ahora, disfrazados con nuevos nombres de trámites