Valentina Ortiz Monasterio

Mi amiga Baja California

Celebrábamos entre carcajadas la iniciativa de una marca de coches de matrimoniarse con la cocina y el vino mexicano